734. Nacimiento de Erika. PVDC

Sobre: 
PV después de Cesárea (PVDC)
Categoría: 
Parto
Lugar de parto: 
Hospital Virgen Macarena
Lugar: 
Sevilla
Año: 
2019

Os pongo en precedentes, es mi tercer hijo, el primero fue una inducción que después de 26 horas en las que dilate 3 cm, acabo en cesárea por sufrimiento fetal, lógico.
El segundo fue parto vaginal con epidural y acabó con ventosas. Llegué al hospital dilatada de 6 y tras ponerme la epidural 10 horas más.
En este tercer embarazo tenía claro que no quería epidural, por la experiencia que tengo, con la anestesia a mi, se me para el parto completamente, dejo de dilatar y al final en las dos veces ha habido sufrimiento fetal.
Así llegamos hasta el 17 de junio. Esa tarde empiezo con muchos picores otra vez y a las 2 de la madrugada ya no podía más. Como tenemos el hospital a 5 minutos andando, allí me fui sola. Dejé a mi pareja con los niños. Llegué, me vieron lo de los picores, me hicieron análisis para descartar colestasis hepática y me pusieron en monitores media hora. En esa media hora se registraron 5 contracciones! Yo las notaba pero no dolorosas. Me fui para casa con antihistamínicos y me dijeron que en cuanto pariese se me quitarían los picores que eran de dermatitis gestacional. También me dejó caer la ginecóloga que me dio el alta, mañana o pasado estás aqui otra vez pariendo...con esas contracciones. Me fui contentisima, imaginaros!
Segui toda la noche y el día siguiente con contracciones leves, muy espaciadas y no dolorosas, por la tarde al sonarme la nariz expulse el tapón mucoso!
El día 19 era la entrega de notas al medio día y el baile de fin de curso por la tarde de los dos mayores así que como no quería perdermelos y las contracciones ya se iban notando algo más, me llevé toda la mañana acostada sin hacer esfuerzos como si eso fuera a parar a mi Erika!!
Por la tarde a las 19 h. En el patio del colegio y justo antes de empezar las actuaciones, me dan 3 contracciones muy seguidas y decido subirme a casa para empezar a controlarlas. Llamo a mi pareja que está trabajando y a esperar a ver que tal. En casa estoy dos horas y media con contracciones cada vez más seguidas y dolorosas, la mejor forma de llevarlas es de rodillas en la cama y apoyada en el cabecero moviendo las caderas en círculos, me dan ya cada 2 o 3 minutos y con 1 minuto de duración. Son las 21,30 y me empieza a dar fiebre y como con los otros dos partos a punto del expulsivo también me dio la fiebre le dije a mi pareja que nos fuésemos para el hospital ya! Nos despedimos de los peques y mi madre que habian subido ya de la fiesta y allá que nos fuimos!!
En el taxi no podía ni sentarme, que dolor! De lado y lo más estirada posible! Llegamos cerca de las 10 de la noche, me quieren sentar en una silla porque cada 10 pasos contraccion! Me tengo que parar, pero yo no me puedo sentar. Me pasan para que me vean y mi pareja a la sala de espera...
Me hacen un tacto y estoy dilatada de 2 cm, soloooo! La bolsa intacta. Me vengo abajo, quería aguantar lo más posible en casa y 2 cm es muy poco. Entrego mi plan de parto y voy a avisar a mi pareja de que me van a poner en monitores un rato y a decirle que nos hemos venido demasiado pronto...por el pasillo de vuelta me es casi imposible avanzar por las contracciones tan seguidas, una matrona que me ve, me ayuda a llegar a las consultas y dice que de monitores nada, a una habitación de dilatación del tiron y a avisar a mi acompañante. Allí si me ponen monitores y aceptan no ponerme vía hasta no ser necesario. 5 minutos después me la tienen que poner para un paracetamol para mi fiebre pues mi pequeña tiene el pulso demasiado alto debido a ello. Para entonces yo ya estoy diciéndoles que no puedo estar tumbada, que me tengo que levantar! En cuanto acaba de pasar el paracetamol me dejan levantarme y vuelvo a concentrarme...con cada contracción me apoyo con los codos en la cama y a mover las caderas en circulos. Me quitan una de las correas y me dejan solo la de los latidos, aunque yo ya paso de si se me mueve o no, estoy a lo mío.
Cada contracción hace que me haga pis encima, en el pañal que no recuerdo cuando me han puesto. Una de ellas me rompe por la mitad, cojo la almohada la pongo a mis pies y caigo de rodillas, nada más caer, siento un chasquido y algo sale de mi cuerpo. Le pido a mi pareja que mire el pañal a ver como es y me dice que es negro. Lo mando a llamarlas corriendo pues yo caca negra como que no estaba haciendo así que solo puede ser las aguas sucias.
Voy a hacer un paréntesis para deciros que mi chico estuvo en todo momento a mi lado, aprendiendo como quería el masaje, acogiendo mis no a secas, y mis así si! Después me dijo que con mis gritos se le ponía los vellos de punta que nunca había escuchado gritar a nadie con esa profundidad, solo a animales, jajajaja, cierto! En ese momento era más animal y salvaje que nunca!
Al llegar las matronas vieron que había roto aguas y que venían sucias. Me piden que me suba a la camilla para ver de cuanto estaba ya dilatada. Estaban preocupadas por el color de las aguas. Yo me subo a la camilla y me pongo a cuatro patas, sigo sin poder estar tumbada. Me miran y estoy ya de 6 cm! En menos de media hora. Creo que me salvé de la cesárea por lo rápido que iba todo. Las contracciones cada vez más insoportables. Me subieron el respaldar de la cama y agarrada y mordiendo el colchón y gritando, van pasando contracciones. Apagaron las luces, las 6 matronas que había estaban calladas, una me daba masajes en los riñones y otra le daba gasitas mojadas a mi pareja para que me las pusiera en la nuca, estaba chorreando en sudor con el paracetamol. Una de ellas empezó a hablar de algo con un tono más fuerte y la mandaron a callar! Me dijo otra de ellas que cuando tuviese ganas de empujar o hacer caca se lo dijese. La siguiente contracción ya no fue dolorosa, mi cuerpo solo empezó a empujar! Que maravilla, que sensación de poder y de control sobre mi cuerpo, aunque realmente lo estaba haciendo todo solo, jaja, iba saliendo sin más. En 4 pujos nació mi pequeña, a las 11 de la noche, apenas 1 hora después de llegar al hospital. La recibió una matrona y me la pasó entre las piernas para delante para que la cogiera. Ya me tumbé y por lo que escuché tenía desprendimiento de placenta y no salía. Me pidieron permiso para ponerme oxitocina para que saliera pero a mi ya me daba igual lo que me quisieran poner, ya tenía a mi pequeña conmigo y me sentía fuerte! Vieron que tenía un desgarro grado 3, así que nos fuimos tranquilamente a paritorio para coserme aún con el cordón latiendo. Una vez alli mi pareja cortó el cordón y cogió a Erika mientras me cosian y salía la placenta. Que felicidad más grande, me quité la espinita que tenía de los otros dos partos anteriores. Me cosieron divinamente.

Hoy tiene mi peque 15 días es una niña preciosa, se agarró al pecho nada más nacer y ha cogido 2 kilos en este mes y medio, de locos! Jajajaja. Todavía me emocionó al acordarme de Laura y Conso, dos grandes profesionales del Hospital Virgen Macarena de Sevilla, mis matronas!