649. Mi parto en el agua

Sobre: 
Parto Vaginal (PV)
Categoría: 
Parto
Nombre padres: 
Pamela
Nombre bebé: 
David
Lugar de parto: 
Hospital do Salnés
Lugar: 
Salnés
Año: 
2013

Mi parto en el agua (enero 2013)

Martes 8-1-13 (39+4) = consulta matrona 
Todo iba como debía, me mandó andar a ver si acababa de encajarse del todo, y relaciones, pero prefería no precipitarme en tener las relaciones, aunque era algo que sí pensaba hacer por probar. 
Esa tarde me eché una siesta porque estaba muertita y el día estaba malo, mi cuerpo me estaba preparando para lo que venía....lo pensé porque siestas ya apenas alguna desde el 1er trimestre, así que le hice caso a lo que demandaba y dormí genial unas horitas.
Desperté y bajé a cenar con mi marido, me entraron ganas de evacuar y debido a la panzota eso llevaba su tiempo, mi marido ya desesperado para que fuera a cenar y yo agobiada porque no me dejaba en paz... 
En uno de los esfuerzos para "acabar cuanto antes", noto como un chasquido, eso me suena...y no familiar precisamente... al nada oigo otro y me "hago pis"....era calentito y no tuve sensación de hacer pis....así que ya me dejó mosqueada por si fisurara la bolsa.
Se lo dije a mi marido pero sin darle importancia...no quería ir precipitada al hospital; cené y subimos. 
Arriba notaba pérdidas de vez en cuando...gotitas o chorretes....iba al baño con ganas de hacer pis, y de vez en cuando salían chorritos, cada vez más segura de fisura pero por otra parte pensando que lo estaba confundiendo... llamé a mi marido para salir de dudas...y yo mirándome con un espejo....tenía ya casi claro del todo que eran aguas....además en una que me limpié apareció el famoso tapón....en mi caso era flujo mucoso clarito con hilillos de sangre; esto parece que se anima... 
Mi marido todo nervioso, pobrecito, y yo tan pachona...no quería ir ya al hospital...le dije que prefería esperar porque no estaba 100% segura, y si de mañana seguía perdiendo líquido, iríamos a urgencias...a ver si no había susto de noche.
 
Miércoles 9-1 (39+5) = esa noche pegué poco el ojo...cada vez que cogía sueño me daban contracciones, eran dolores de regla pero molestos, acabé despertando de madrugada y me conecté a internet para avisar, la cosa parecía que empezaba y no tardaría en ir a urgencias, seguía perdiendo chorritos y no podía dormir porque en cama me retorcía literalmente. Avisé a mi marido de que no aguantaba más, que se levantase y cogiese las bolsas del hospital, mi pelota por si las moscas y las cosas de los perros que se quedaban cada uno en casa de una de nuestras madres...antes me duché, no quería estar sudada y si me quedaba ingresada al menos llevaría el pelo limpio, mientras hacia tiempo desayuné una taza de caldo caliente....y subí a por mi marido que seguía durmiendo.. flipé!! Llega el momento y él roque perdido; mientras se vestía aproveché para hacerme las últimas fotos con mi súper tripota...por si acaso  :)
Cogimos todo pero tardamos un buen rato, mi marido andaba por todos lados, se le notaba nerviosete, y mientras yo controlaba con calma no dejarme nada; dejamos a los perros y camino al hospital; las contracciones en el coche...buf...son jodidillas pero por suerte se pasa pronto el pico y decrece la sensación.
A las 5 y pico de la mañana no había apenas coches, cogimos la autovía y llegamos por fin al SALNÉS!! ^-^  Aparcamos sin problema por ser tan temprano, entramos en urgencias con los papeles de los controles de embarazo; no había pacientes, la noche era tranquila. Pensaba que se me pararan las contracciones pero cuando le dije a la señora de admisión el motivo de la visita me dio un y ella misma me preguntó. Nos mandó a la sala de espera; así entramos ya me llamaron, nos atendió una matrona: me tomó la tensión y la temperatura, me puso una pulsera de "TI" y me preguntó la semana de gestación, el motivo de mi "visita" y la hora en la que pensamos que rompieron las aguas; me pasaron adentro y esperé en otro descansillo, paseando mientras me daban contracciones...le dije a mi marido que avisara a los más cercanos y se dejara el móvil cargando en casa!
Me llama otra matrona y nos hacen seguirla; al llegar a una puerta le dicen a mi marido que sólo entro yo en la parte de paritorios  "no pasa nada (pensé) aquí no separan a los papis, ahora vendrá ".
Le mandaron ponerse unas fundas en los pies, y yo mientras entré en un paritorio, me dieron un camisón y una bolsa para meter mis cosas, pusieron un empapador en la cama que había y me dejaron solita; al nada aparece mi marido y le digo que me descalce que no llego y menos con contracciones; me saqué la compresa que llevaba para los escapes y vino la matrona, me puso las correas y que podía ponerme de pie, en cama.. como estuviera cómoda; opté por quedarme sentada en cama como estaba porque me sentía cómoda y podía mirar el monitor; daban espaciadas pero de intensidad llegué a ver 90 aunque no parecían ser fuertes.
De vez en cuando me controlaban el monitor, hasta que llegó el momento de hacerme el tacto y ver como estaba la cosa: medio cm solamente y permeable pero confirmado que rompí bolsa, la cuenta atrás empezó anoche, el protocolo son 24h sin intervenir; mientras me hizo una analítica. Eran ya las 8am, (cambio de turno de matronas) viene la matrona y los resultados son negativos, puedo irme a casa porque no estoy de parto, si no me pongo tengo que ingresar a las 23:30, que esté relajada y use la pelota, que pasee y me mueva; justo me decía eso y por inercia mía estaba balanceándome solita de pie; ella me dijo que me veía tranquila y me movía mucho, tomarme algo calentito y que no me diera el frio PORQUE PARA LAS CONTRACCIONES! Me visto y tapo la tripa bien, para casa. Al llegar me voy directa a cama después de avisar en face, me quedaban horas y temía no ponerme de parto sola; tenía que andar pero necesitaba dormir mucho más.
Mi marido se echó conmigo; yo dormitaba entre contracciones, eran cada 10 min y duraban 1 min de reloj. Me levanté porque no aguantaba más, pasaban de las 2 pm y estaba sin comer desde la madrugada. Mi marido se va a comprar algo rápido y yo me siento en la pelota mientras me apuntaba las contracciones que eran mucho más seguidas desde que me levanté, cada 7, 6, incluso 5 min y seguían durando de media 1 min; cogió algunos precocinados para hacer rápido y otra botella de acquarius para llevar al parto, yo ya no tenía hambre, llevaba más de 1 hora con contracciones entre 5 min y alguna un poco más espaciada pero durando 1 min eran algo pesadas; sentada no podía estar, me meneaba todo lo posible.
Eran sobre las 3 pm, me senté a comer 4 cositas, estaba totalmente desganada pero en cambio sedienta. Le metí prisa a mi marido, cogimos los papeles otra vez, (el informe de urgencias de la mañana) y eché a andar, sólo el movimiento me aliviaba, llevé una toalla de mano en el asiento por si acaso y tiramos para allá, de vez en cuando me saltaba la lágrima, supongo que de alguna manera estaba perdida con lo precipitado que empezó todo y no me dio tiempo a dejar en casa arreglado lo que quería; eran las 15:42 cuando salimos de la tierra y nos tocó un lento en la autovía, por una vez mi marido frenó en vez de adelantar y yo le dije que por Dios ahora no era momento de frenar, que le pisase porque me retorcía con las contracciones. Por fin llegamos al hospital...serían sobre las 17:00, las horas no las sé porque no llevaba reloj y le preguntaba cuando me acordaba a mi marido. Entramos y había algo de gente, en la ventanilla de ingreso le comenté que estuviera de mañana, me cogieron los datos y me mandaron a la sala de espera; me llamaron al rato, me pusieron otra pulsera TI y las pruebas de mañana y ya me pasaron, si prefería silla o andar... 
-NO....YO ANDANDO
Me dejaron en la salita de dentro y me vino a buscar otra matrona, mi marido tuvo que esperar para ponerse las fundas de los pies y me llevaron a DILATACIÓN 1: una sala...puff, PRECIOSA! TODO LO QUE DESEABA ESTABA ALLÍ! Tenía una cama, monitores, una mecedora, un baño amplio, ventanas que daban a la calle donde teníamos el coche, unas plantitas para hacerlo más acogedor, incluso un abanico, la pelota no estaba pero la podía pedir, la silla de partos y la gran protagonista, MI PEDAZO BAÑERA!!! En un apartadito con otra puerta más para salir al pasillo; llegó el momento: si estoy aquí es para dar a luz, no hay vuelta atrás!! ^-^ 
Me dejaron camisón y bolsa y me puse cómoda mientras mi marido ponía las cosas cerca de la ventana y se sentaba allí. Entró una matrona joven y una residente aún más joven: Natacha y Cristina,  ellas serían las encargadas de atenderme y darme todos los mimos del mundo; Siempre con un tono dulce, hablando en voz baja o susurrando, yo estaba en la mecedora aunque no me aliviaba tanto como mi pelota y sobre todo no podía sentarme mucho hacia atrás porque soy bajita y me pusieran las correas..de vez en cuando entraban mis ángeles guardianes a revisar y si me estaba dando una contracción ni se movían hasta que me pasara del todo, respetuosas a más no poder, lo estoy relatando y la felicidad me invade ^-^ !
Después de un rato viendo la intensidad y frecuencia de las contracciones, me sacaron las correas y me pude mover otra vez, me volvieron a dejar un ratito pero yo estaba deseosa de saber cuantos cms de dilatación llevaba para ver si la cosa estaba en marcha por el buen camino; el tacto me lo hizo la residente con muchísimo amor, me susurró que si me molestaba avisara, que lo haría muy despacio y me relajase, yo estaba centrada en mis sensaciones pero no pensaba que me pudiese doler con tanto cariño como me estaba tratando; y así fue, pregunté cuanto estaba dilatada porque lo decían entre ellas pero no daban cifra, supongo que para no desanimarme; estaba de casi 3, de parto se considera con 4 pero sabía que no me mandarían a casa porque la dinámica era buena.
Natacha me dijo que iba bien la cosa, pero yo echaba las cuentas de la norma: cm por minuto, me quedan al menos 7 horas, así me ponía en lo peor (aunque no en las 36 horas de la "mi "matronosauria" ). Me dejaron otra vez con mi marido en intimidad, en este momento le dije que avisara a los que queríamos avisar de mi ingreso y dilatación; no sabía cuantas horas echaría pero si que de ahí no saldría en algún tiempo. Me puse otra vez en la mecedora, echaba de menos la pelota así que me sentaba donde podía; la cama no la quería ni oler vaya, sólo para los tactos y alguna vez las correas, pero me daban las contracciones que me retorcía en ella; mi marido ocupado con el móvil, no paraba de recibir mensajes y avisos, me leía los de mis foreras pero en ese momento no estaba muy centrada en eso; me daba por mi acquarius, tuve mucha sed todo el parto; mis ángeles me ofrecían traerme alguna botella de agua pero prefería mi bebida porque me saciaba más, llevé 2 botellas de 1,5 y casi me las ventilo enteras. Natacha me ofreció un bañito de agua calentita, acepté encantadísima (agüita calentita, que bien!!). Me la estaban llenando y me enseñaron como funcionaba para poner caliente o frio según quisiera, mi marido con la ducha me ayudaba. Me bajaron las luces hasta dejar unas muy tenues; me relajaba hasta que me daba una contracción que no encontraba como ponerme,al final me giré en la bañera y casi boca abajo las pasaba mejor. lLevé un buen rato dentro, me estaba quedando dormida y mis ángeles entraban de vez en cuando a ver como iba; estaba taaaaaaaan bien..que probase a cambiar de postura si me dolía así como estaba, probé de rodillas y sentía ganas de evacuar, además el calor ya empezaba a agobiarme y me estaba diluyendo así que me salí de la bañera. Justo entraron otra vez mis ángeles y les dije que quería ir al baño y estaba diluida ya, pero no tenía ese poco de intimidad que necesitaba para evacuar; mi marido delante de mi y yo quería que cerrase la puerta desde fuera: pues nada, con público; no será lo más íntimo que haré hoy y prefería hacerlo ahora y no mientras daba a luz. Natacha me miraba de vez en cuando, sentaba en el wc las contracciones parecían no cesar, era insoportable estar sentada porque no decrecía la sensación, me puso la almohada detrás para sentirme más cómoda; acabé y me limpié, me lavé las manos y salí aliviada de vaciar todo lo posible de cara a no tener sustos en el momento más bonito; siento contarlo así, estas cosas nadie te las dice pero pasan, y cagarse mientras alumbras es algo de lo más normal, así que cuanto menos tengas mejor.
Andaba por la habitación y estaba casi por decirle a mi marido que buscase mi pelota cuando entraron mis ángeles y se lo comenté, me buscaron una pequeña y era justo como la mía!! Ale, ya estaba contenta rotando en mi pelota!! on un empapador y en pelotas porque el suje me lo saqué al principio en la mecedora que me estorbaba todo, y las braguis en el tacto se quedaron donde estaban, todo me molestaba en la piel, hasta el camisón.
Anduve descalza, me sentía a gusto y en ningún momento me intentaron llevar la contraria, si yo estaba cómoda así, así sería; Me senté cerca de los pies de la cama, Natacha me acercó la almohada para que echase cabezadas y recuperase fuerzas entre contracción y contracción; de vez en cuando sentía un chorro entre mis piernas, ya no tenía claro si me meaba o eran aguas, siempre tenía el empapador mojado con sangre rosadita; no podía dormitar porque las contras me despertaban, pero me dijo que incluso en el expulsivo a veces dan esa tregua para recuperarse, que lo estaba haciendo muy bien, que era una campeona y lo llevaba fenomenal porque me sentía respirar y no perder el control. Me quedé sentadita en la pelota aguantando como podía las contracciones, seguían el mismo patrón por fortuna para mí, puesto que aunque eran intensas al principio y duraban 1 minuto o más (aunque no parecía) pronto pasaba el pico y podía relajarme un poco, mi marido intentaba que no perdiera el hilo de la respiración; cuando mi ángel de matrona me preguntaba susurrando que tal iba, le decía que bien, pero estaba agotadita, no podía más del cansancio que llevaba, y ella, amor toda de pies a cabeza, me soltaba que lo estaba haciendo genial, que era una campeona, que para ser primeriza lo llevaba muy bien. Mientras yo seguía en movimiento rotatorio y perdiendo líquido, mi marido salió a tomar un café y me dijo que una de sus primas estaba fuera y me la mandaba para no dejarme sola, me negué, yo no necesitaba a nadie que no fuera él, estaba cómoda en pelotas y no tenía nadie que verme así; se va y al rato petan en la puerta de la bañera, no me daba cuenta pero al entrar la reconocí, era la prima de mi marido que entraba justo cuando me empezaba una contracción acompañada de mi ángel...cada vez que me daba una contracción se compadecía de mi y me admiraba por pasar eso a pelo, pero que era muy fuerte; mi matrona le acabó diciendo que no era muy afortunada soltando esas cosas delante de mi, porque de alguna manera minaba mi fuerza; ella luego me dijo que me vio más nerviosa con la prima de mi marido, que notó como me hacía efecto el no tener a mi marido presente puesto que él era un gran apoyo para mi; a todo esto yo en pelota picada con el camisón por la espalda, sentada en el empapador encima de la pelota y tan pancha: más centrada en mi parto imposible.
Por fin salió ella y entró papá, el próximo nacimiento de David tenía a todos revolucionados; mi ángel me ofreció duchita o bañito de nuevo pero la rechacé, tenía calor y a veces frio, me temblaban las piernas, no me entendía ni yo; me dijo que era normal, así que papá: abanico, acquarius, para de abanicar, camisón, saca camisón y abanícame... que paciencia tuvo el pobre. Pedí saber como estaba la cosa ahí abajo, y Cristina me hizo otro tacto con todo el mimo del mundo; la cosa estaba entre 4-5 cms, me parecía que iba lenta pero no, iba bien. En algún momento salió el tema comida, como eché todo fuera antes de entrar me sentía débil y me preguntaron que si tenía hambre; y dije que algo si me comería.
- Te subimos a planta y cenas? Es que las contracciones se ralentizaron un poco por lo que puedo oír desde fuera, te llevas la pelota y la metes contigo en la ducha.
- Ok, ceno algo que sea ligerito porque no tengo mucha hambre.
Me ayudan a poner el camisón, la bata, me sacan las zapatillas de la bolsa..etc, estaba esperando por mi marido que salió un momento y llegó justo cuando salía de urgencias en una silla de ruedas con la pelota encima.
- Mira..otro bombo! xD
Se partían conmigo, la celadora también una guasona. La habitación era toda mía, pero era andar y menuda, contracciones casi seguidas, me agarraba a mi marido y andaba porque eran pesadas; pelotita a la ducha, allá voy! Que maravilla, rotar debajo del agua caliente; ahí no me molestaban tanto las contracciones, esto funciona. Estuve hasta que me trajeron la cena y me tocaron 2 un poco más pesadas; mi marido me ayudó a secarme y me acompañó a la cama, no me tumbé aunque lo necesitaba porque me doblaban tumbada, cenita: patatas cocidas, tortilla francesa y sopa de pasta sosa. Apenas 4 bocados mientras me balanceaba de un lado a otro sentada en cama, sólo estar en continuo movimiento me aliviaba algo, mi marido empeñado en que comiera pero no podía, acabaría echando todo, me comí la pera y poco más, de vez en cuando en la contracción mi cuerpo empujaba y de eso se dio cuenta una enfermera que me lo preguntó; un enfermero me daba ánimos y que enseguida pasaría lo peor, yo le decía a mi marido que estaba agotada, que no podía más, que lo fácil era pedir algo para aliviarme pero no quería; él me decía que faltaba poco, que lo olvidaría todo luego,
- si....los cojones... (diabólica ) 
- en nada tendrás a tu niño en brazos
- calla, calla... no me digas nada ( por increíble que parezca el que me recordase al nene no me animaba, me agobiaba pensarlo, prefería centrarme en lo que tenía en manos ahora mismo)
Me aparece el personal sanitario, que me eche en cama, me llevan abajo! Le digo a mi marido que meta la pelota en mi cama, de camino la celadora de cháchara conmigo y le dice al enfermero que hay otra quejándose que está cada 2,3 min, que se anima la noche; entramos en la sala de DILATACIÓN 2 "y mi bañerita??  esta no tiene lo que la mía, seguro que la otra que decían arriba está en la mía, a ver si pare ya que quiero volver a ella" son las 10 pm, me proponen otro tacto a ver que tal porque mis ángeles me vieron empujar en una de las contras y me preguntó Natacha si hacía eso mucho
- de vez en cuando me sale sólo...
Cristina vuelve a hacerme sus mimo-tactos y estoy de 8!!! Ya falta muy poco, pero la cabecita algo alta, aunque a mi ritmo tiro a lo alto por 2 horas; me dejan las correas una vez más pero me pongo en la pelota porque en cama no aguanto más, se perdía mucho el latido en mis rotaciones y Natacha después de un buen rato me aconseja que como la cabecita está un poco alta, me siente en el wc para hacerla descender y encajar, que aunque la presión será mayor, ayudará; yo me negaba porque viendo las veces que me senté, era una tortura, me dejaron un poco más en la pelota y luego me lo volvió a dejar caer: venga, vamos.
Mi marido vino conmigo al wc, me senté y como era de esperar no sabía donde agarrarme del malestar pero ya no sentía las contracciones, eran ganas de "cagar" que me desgarraban por dentro; a mi marido lo tenía mareadito, pobre; cuando estaba en la pelota Natacha me propuso las flores de Bach, un preparado en gotitas que me ponía después de cada contracción debajo de la lengua, 4 gotitas contadas; no es que me hiciese algo pero al menos estaba más distraída. Como me dejaron tranquila en el wc le dejaron encargado a mi marido darme las gotas, así que el pobre estaba que si las gotas, que si el abanico, que si el acquarius; y yo en plan mandona : trae esto, dame aquello, tengo calor, tengo sed; cari!!gotas!!! que no me dejara sola, loqueaba, me retorcía y dolía mucho, me agarraba donde podía; mis ángeles me pusieron la almohada detrás otra vez, y en una de las "contracciones" me eché hacia atrás y sin querer accioné la cisterna, menudo susto, además me mojó el culo; al poco aparecieron otra vez mis ángeles, ya podía salir de el wc torturador , pero... ay, se cumplen ya las 24h de bolsa rota, toca ponerse la vía con antibiótico, con lo poco que queda, no por favor...
- es necesario??
- es por protocolo, sube en cama.. 
Lo iba a hacer....pero David estaba de parte de su mamá! Mi cuerpo empezó a empujar de una manera brutal! Me dolía muchíiiiisimo, era un dolor que me abría por dentro, 3 o 4 pujos y cesaba, entonces cesaba el dolor también; otra vez intenté subirme, y otra vez los pujos.
- ay... mamá como duele.
Mis ángeles me observaban y me animaban, era casi la hora; la aguja del antibiótico desapareció en ese momento, no había necesidad ya, sólo animarme para que siguiera pujando; David estaba a punto de salir al mundo!
- venga... sigue empujando... lo haces muy bien 
- pero si no estoy aún dilatada del todo, hace nada estaba de 8, no puede salir ya (el miedo del desgarro hablaba por mi ) 
Natacha puso un espejito debajo de mi, y con una linterna miraba si asomaba; yo miraba pero no veía nada, todo oscuro, avisó al papá si quería mirar y vino; justo estaba empujando y en el espejo cayó un poco de caca, estaba haciendo tanta fuerza que me daba la impresión de que me cagaba encima y que me saldrían hasta hemorroides; empezaba a asomar, me decían que empujara pero yo me negaba a parir así 
- venga mami, ponte en cuclillas si quieres.. ya falta poco 
- yo quiero parir en mi bañerita, aún no está?? 
- voy a mirar, a ver si la acabaron de desinfectar...
Llegó la hora de convertirse en mamá!!!!!! :D :D
Natacha vino con la noticia que esperaba; mi bañera está lista para usarla justo a tiempo!!! Me ayudaron a "vestirme" , camisón por encima de la espalda y las zapatillas ya que sólo tenía que cruzar el pasillo, mi marido coge todos los trastos para el cambio. Me estaban llenando la bañera, Natacha me dice que compruebe si está bien y me vaya metiendo; estaba genial la temperatura.
- entra despacio, agárrate a las barras y métete con cuidado...opté por ponerme de cara a la pared y de rodillas para que mi marido pudiese ver a su hijo salir, el momento se acercaba y no sabía si sería capaz de hacerlo; me agarré a las barras de la esquina y me relajé hasta el siguiente pujo, (alguna caquita apareció y Natacha la sacó con toda la naturalidad del mundo; yo hasta me reía, es para tomarlo con humor porque es algo que pasa a menudo ) dolía mucho, yo decía au, au au.....ayyyyyyyy como duele esto... pero al pasarse ya estaba bien; Natacha me habló de la sensación de quemazón.
- si, el círculo de fuego pero no recuerdo notarlo en ningún momento; me seguían animando a empujar, faltaba nada para que naciera pero yo no quería acabar ya por acabar  - ahora no hay prisa - le decía a mi marido, opté por no empujar por empujar, sólo cuando mi cuerpo lo hacía puesto que  no podía pararlo. Natacha intentaba coger el latido de David y no sabía por donde meterse, mi entrepierna empezaba a abultarse, yo de vez en cuando echaba la mano para comprobar que avanzaba su cabecita, Natacha me dijo si lo notaba ya, que estaba ahí, pero yo notaba algo blandito sólo; no sé cual de las 2 me estaba tocando el “asunto”, pero me hacía daño y mi cuerpo por inercia se levantaba; Natacha me dijo: o dentro o fuera, en medio no puede nacer...  y mi marido ayudó a que bajase; en esto me dice una de ellas si me estaba haciendo daño
- un poco si...- y sacó la mano 
- venga...empuja un poco más que ya lo tienes ahí...
Estaba agarrándome como una loca a las barras, gritando como una fiera, que me daba luego por pensar que la que me oyese desde fuera a saber que pensaría; pero no podía evitarlo, no tenía control sobre mi cuerpo, salía todo naturalmente... la cabecita ya estaba asomando, yo mentalizada en que saldría y rotaría para el último empujón... y PUM!! de repente aparece mi bebé en el agua!!!! me quedé en shock... de donde salió??? no lo sentí salir... 
- cógelo, mis ángeles y mi marido ya casi abalanzándose para que lo agarrase; pero lo cogí antes.
- que buen color tiene - decía Cristina, salió del agua llorando y con los ojitos bien abiertos ...
(10-1-13, 39+6 ) soy mamá!!!!
Enseguida me pusieron una toalla calentita encima de David mientras me sentaba hacia atrás, papá apenas podía hablar y yo preguntaba si ese bebé era mío que apareció de la nada, pregunté que hora era, las 00:20; mi niño nació la víspera de su FPP!! Estuvimos en el agua admirándolo, Cristina alucinaba con la largura de sus deditos le dije a papá que le hiciera la foto porque sus caritas cambian por días; estábamos esperando que el cordón dejase de latir y mientras mirándolo embobados; tardó un buen rato, Natacha alucinaba,  cuando lo pinzó le dijo al papá si lo cortaría, e hizo los honores, mi pequeño ya no estaba unido a mí; luego mi ángel sacó del cordón una muestra de sangre, le costó un poco al estar en el agua pero lo consiguió; dejó la tijera-pinza en el cordón de la placenta y me pusieron otra toalla encima de mi sirenito; comenté que me debí desgarrar mucho por la sensación que me daba que mi periné no daba más de si, pero ellas me dijeron que no parecía que hubiese mucha sangre aunque era pronto para decir nada, tenían que mirarme aún.
Natacha vio el reflejo de búsqueda en David, le pareció precoz y que tendría hambre. Llegó el momento de salir del agua para alumbrar la placenta, mi ángel me dijo que agarrase bien a David, que ellas y mi marido me ayudarían a levantarme sin que soltase a mi bebé; me puse en pie con su ayuda y la de mi marido, despacito afuera, la tijera me golpeaba en las piernas en cada paso, era extraño sentirlo la verdad; con muchísimo mimo me ayudaron a tumbarme en la cama donde horas atrás estuviera retorciéndome y con las correas del proceso, ahora estaba con mi pequeño: no me lo podía creer, era como si no fuera real aún. Mientras miraba su carita, la que me costó muchísimo imaginar, Cristina tiraba un poco del cordón a ver si se estaba soltando la placenta, parecía que si, de vez en cuando me rozaba el chichi y me molestaba; pensaba eso que dicen muchas mamás de que una vez nace no sientes nada, pero no era verdad en mi caso, si me tenían que suturar notaría todo seguro; la placenta se estaba soltando genial solita y Natacha me dijo que sentiría una presión; algo sentí, pero fue un aliviazo justo al salir, como un tapón y luego me echaron algo como agua destilada para limpiarme, que sentiría frío, a algunas les aliviaba, a otras les molestaba, y picor; nada, sentí sólo fresco...al salir la placenta Natacha nos ofreció verla, Cristina decía que era preciosa, y Natacha que preciosa no era la palabra adecuada, pero que era muy importante; un órgano perfecto, sin ella no habría vida; nos enseñó el cordón y la bolsa donde horas antes estaba mi sirenito "nadando" y luego la placenta; yo ya las viera en internet, pero ver la mía propia, la que creara mi cuerpo para gestar a mi varoncito... ains!!! llegó el veredicto..... 
- periné intacto, quedaste como antes de parir, tuviste el parto perfecto
- ni un sólo punto??? no desgarré nada????
- el próximo ya lo puedes tener en casa vaya 
- ains!!!! que alegría!! aún que fue un parto largo...
- no, de parto unas 6 horas y pico y de expulsivo media hora; para ser primeriza estuvo genial
Mi marido preguntó cuanto nos quedábamos allí; hasta las 2:20 ; se respiraba paz... papá hizo otra foto aunque a nuestro sirenito le molestaba el flash. Estábamos a ver si trepaba a mi pecho, pero cada vez que lo movían se enfurruñaba y echaba a llorar, no le gustaba que lo molestaran; papá salió fuera a dar la noticia y yo me quedé solita con mi sirenito en el pecho, admirándolo; al poco entró Cris para ver si enganchaba la teta izq, no había manera; le puso la pomada y berrinche, luego la vitamina K intramuscular y nuevo berrinche; entró Natacha y lo cambiamos de teta, con algo de paciencia conseguimos el enganche, 2 veces...y ahí se quedó. Era casi la hora; papá entró de nuevo, todo emocionado apenas podía hablar, yo pensaba que sería al revés pero no. Entraron mis ángeles nuevamente y otra matrona, tenía que ir al baño a hacer pis pero no tenía ganas; cogen a David para ponerle el pañal y pesarlo al fin; Natacha me acompaña al baño, lo dejé todo perdido de sangre al bajar de cama me manché las piernas y el suelo; hice un pedazo pis... 
- menos mal q no tenías ganas
bien, mientras Natacha me limpiaba la escabechina de sangre que hice al bajar de cama de una manera extraña; David era pesado, lo vi ya envuelto, con el gorrito y en brazos de papá que no lo ahogó con las babas de pura suerte.  
- cuanto pesó?  - 3.200 kgs
Me trajeron la cama para ir a planta, me pusieron un empapador y ale, a camita! Le decían a papá que el bebé con mamá, y no me lo quería dar! No le quedó otro remedio, estuvimos un ratito allí, admirando a esa preciosidad que traje al mundo, que bonito es!! Y tiramos para arriba; le dijeron a mi marido por donde subir y a que habitación (a la que estuviera antes dilatando y “cenando” ) y mi nene vomitó el calostro que comiera hace poco al enganchar la teti; además tenía como una flemilla que parecía dificultarle tragar bien; las celadoras diciéndome que como ya lo tenía a que no me parecía tanto?? Yo decía que parirlo aún dolió telita pero no llevé puntos; fui la envidia.
La habitación fue toda mía durante mi estancia, apareció mi marido y luego una enfermera que nos dijo que despertásemos al peque cada 2-3 horas para darle de mamar; le cambió el pañal que ya hiciera meconio y que durmiese piel con piel con su mamá las primeras 24 horas ; que agustito estaba con mi pequeño sirenito pegado a mi pecho! Luego papá lo cambiaba cada unas 2 horitas más o menos. Midió 51 cms y la LM al principio una peleilla pero una vez cogido el truco todo sobre ruedas!
Así fue mi parto soñado...tal y como siempre lo deseé !!