803. Historia de mi parto

Sobre: 
Parir en tiempos Covid-19
Parto Vaginal (PV)
Parto Instrumental (PI)
Categoría: 
Parto
Lugar de parto: 
Hospital de Manises
Año: 
2020

Cuento la historia de mi parto, el 6 de mayo de 2020.

Es mi tercer parto. Mi primera hija nació en 2014 en Hospital Quiron, con J. E. M. Buscaba un parto respetado, en principio natural y bueno, rompí aguas de 38,3 y acudí al hospital con 12 h después donde me dieron 24 h ....y bueno realmente pedí epidural en cuanto noté dolores, era prineriza, estaba de apenas 2 cm y me ofrecieron oxitocina y al final no vino el anestesista.
Se me infantilizo bastante, recibí anestesia raquidea en expulsivo y entre eso y que mi bebé por ictericia estuvo varios días ingresado me resultó todo bastante traumático.
 
Mi segundo parto en 2017 estuve en una preparación muy buena con una matrona de parto natural y esto me ayudó muchísimo a aceptar el dolor en el parto. Esta vez elegí Manises e iba concienciada para intentar ir de parto activo y así, si me tuviera que poner epidural pues, que no parara el parto y evitar pues males mayores,y así fue.
Me puse de parto y transite las contracciones, lo recuerdo con mucho cariño porque fueron realmente disfrutadas y cuando decidí ir al hospital estaba de 5-6 cm y con 7 me puse la epidural. En ese momento ni pedí walking ni nada y me hizo efecto enseguida. Esto por un lado positivo por el otro me desconectó del parto y por extraño que parezca me deprimió un poco porque con las contracciones venía en una nube de hormonas como flotando y en ese momento no tenía pensado tener más hijos y se me quedó la espinita de no saber lo que es un parto natural... De positivo que mi bebé desde 7 cm y ponerme epidural a nacer fue un tiempo muy breve, ni una hora y no recibí ningún punto.  Tuve una recuperación buenísima, cosa que no ocurrió con mi primera hija.
 
Tercer embarazo, hacia el final del embarazo una pandemia, un embarazo en el que a pesar de que la vida no siempre es fácil cuido mi alimentación y hago deporte hasta el día del parto. De 35 semanas me mandan progesterona porque tengo contracciones que yo no noto y luego mi bebé para los médicos se retrasa, pero confío por completo en que mi bebé va a nacer y que me voy a poner de parto de forma natural. Siempre sentí que iba a ser un parto rápido, y en mis adentros pedía que ojalá pueda hacerlo sin epidural porque ya con 3 me planto. Para los médicos de 41,5, en mis cuentas menos. un día antes de ir a correas y que seguramente me digan de provocar parto ya que mi matrona me estaba ya asustando.... me pongo de parto.
Las contracciones empiezan a lo bestia, sin nada intermedio tanto que decido que mi marido se lleve ya a las niñas. Se las lleva viene termina de preparar maletas y nos vamos y la cosa estaba ya muy intensa, tanto que las respiraciones de hipnoparto no me ayudaban y tenía casi que gritar....llegué a pensar que que débil era que igual estaba de pocos cm por ir tan rápido, y que además iba pensando en epidural. 
Llego me ofrecen silla de ruedas y digo que no porque no podía ni sentarme y ya las contracciones me hacían gritar, ya no había pudor ninguno. Cuando ne pongo el camisón y me dicen de hacerme tacto les digo que necesito esperar que pase la contracción y estoy de 7 cm, les pido epidural y me dicen que es posible que no se pueda, que me han de poner vía y monitorizar al bebé y les digo que no puedo tumbarme que me lo pongan de pie y acceden.
Les pregunto si la epidural es posible y me dice que cree que no pero que para verlo tiene que hacerme un tacto y ver si podría estar sentada ya que para la epidural hay que estarse quieta y cuando me mira o sea 10 min después de entrar estoy ya de 9 cm.
Y ese deseo que siempre tuve se hacía realidad a pesar del miedo que sentí en ese momento y del dolor.
Gracias a mi preparación al parto sabía que el momento estaba cerca, por el tema de estar desinhibida, de la necesidad de gritar, de escucharme decir creo que voy a morir. Eran cosas que ya me habían contado y también el momento culo, que fue bestial gracias a saberlo sabía que no me iba a romper a pesar que grité y dije que no podía.
Mi bebé estaba ya aquí, nació apenas 40 min después de pisar el hospital. Como me dijeron que el bebé tenía que nacer ya me ayudaron con una ventosa fue brutal aunque rápidamente vino el alivio. Luego supe que venía la placenta y también ese momento culo y luego los puntos con anestesia local....mi bebé precioso conmigo, no lo bañaron ni nada me lo ofrecieron y no quise. Se cogió del pecho enseguida, no lloró al nacer y estuvo muy despierto.
A las 24 h me fui de alta y la recuperación ha sido buenísima.
Ningún síntoma como anteriormente de depresión postparto, ni de estrés posttraumatico.
Después del parto a las horas me hicieron test del covid 19, no a mi pareja.
La mascarilla durante el parto me la quité. 
Creo que el trato fue bastante bueno.
Y creo que justo el hecho de estar en medio de esta situación ha hecho que esté ya 21 días con mi bebé, sin prisas sin tiempo sin visitas y realmente era muy necesario ya que anteriormente no fue así. 
Creo que este parto y este postparto ha sido sanador para mí. 
Además he enfrentado mis miedos, he visto que puedo, que no soy cobarde .
Solo puedo decir gracias.