191. Historia de A. BG.

Sobre: 
Cesárea
Categoría: 
Parto
Nombre padres: 
A.BG.
Lugar de parto: 
Hospital Clínico San Carlos
Lugar: 
Madrid
Año: 
Desconocido

Yo tengo dos hijos, ambos por cesárea sin remedio (ya lo sabía antes de quedarme embarazada, tengo una malformación que obliga a ello). No me quejo de la cesárea en sí, pero sí de algunas cosas que ocurren en los hospitales:

· que te lleven a paritorio (junto al quirófano) para monitorizar y en la sala de enfrente estén haciendo una cesárea con las puertas abiertas, y tú viéndolo todo;

· que oigas decir "esa, como siga gritando, se va a ganar una cesárea" ¡y tú esperando la tuya! ¡así dicho parece un castigo divino!;

· que no enseñen el niño a la familia (yo, claro, no pude verlo, fue anestesia general). De hecho, mi segundo hijo estuvo "perdido" en el hospital, hasta que lo encontraron solito en Neonatología (el neonatólogo había salido);

· que te lleven a la habitación a las 8:00 cuando le han dicho a tu familia que a medio día y te dejen allí, atada al goteo, con una cunita a tu lado y sin poderte levantar. Mi hija lloraba y no podía ni girarme para verla, pasó una mujer y me la acunó, ¿y si hubiera salido corriendo con ella en los brazos?;

· que no me pudieran sondar y les molestara que les llamase cada media hora en la UCI para hacer pis;

· que no tuviese leche y nadie me dijera qué hacer con la niña hasta que alguien me dijo que debía pedir yo biberón ¿y yo qué sabía cuál era el procedimiento?;

· que no hubiese cama para quirófano y me ingresaran la segunda vez porque me planté en la puerta con la maleta. Aún así, estuve diez días ingresada esperando y al abrir el útero estaba roto (dehiscencia). Pudimos haber muerto mi hijo y yo.

Con mi primera cesárea yo no sabía que es normal lo que sentí después, que me habían arrebatado la niña de mi vientre, y que esa niña que había en la cuna era muy mona pero no la sentía como mía, y me sentía terriblemente culpable por ello. Echaba de menos la niña de mi vientre.

Me recuperé fatal, al sexto día aún me estaba medio muriendo. Se me infectaron todos los puntos y tenía la barriga llena de bultos negros que el médico no quiso ni mirar. Mi marido se arriesgó y cada día me los abría y desinfectaba.