727. Embarazo de riesgo y parto vaginal de Pedro

Sobre: 
Parto Vaginal (PV)
Categoría: 
Parto
Nombre padres: 
Vanesa
Nombre bebé: 
Pedro
Lugar de parto: 
Hospital de Torrejón de Ardoz
Lugar: 
Torrejón de Ardoz
Año: 
2018
Mi embarazo era de alto riesgo ya que anteriormente había perdido tres embarazos, la solución fue tratarme con Adiro y Heparina desde el positivo, con esto el embarazo fue con total normalidad.

Ya que mi experiencia con el trato del Hospital que me toca por zona la FJD (una de las perdidas fue por embarazo ectópico) fue lamentable, en cuanto vi que este bebé iba para delante me puse a buscar un hospital donde me tratarán con respeto y humanidad, y así fue como encontré el Hospital de Torrejón de Ardoz. Como plan B yo me había hecho un seguro privado y también podía haber ido a Quirón San José, pero en principio estaba descartado porque no aceptan planes de parto, cada ginecólogo tiene su protocolo, así que era suerte de quien te tocara… y eso no me valía, el momento más importante de mi vida no podía depender de que alguien tenga prisa, o planes o simplemente él trabaje así.

Yo vivo en Madrid y aquí hay libertad de elección de centro, lo que hice fue llevar el embarazo en mi hospital de referencia, en mi caso puedo decir que fueron correctos, sin más, y en la semana 20 aproximadamente pedir un cambio de centro solo para el parto, para continuar el seguimiento en el mío que me pilla mucho más cerca.

Cuando fui a pedir este cambio en atención al paciente de mi centro, fueron amables, pero me hicieron el comentario de “lo pedís muchas a ese hospital y puede ser que te lo rechacen, ¿seguro que lo pedimos?” mi respuesta fue, por supuesto que lo pedimos, si lo rechazan ya buscaré otro plan, pero aquí no voy a venir. Dos días después (literalmente) me llamaron del Hospital de Torrejón para darme una cita para la semana 38. 

Unas semanas después de que me aceptaran el cambio solicite hacer la visita, que como siempre tienen los paritorios llenos es en realidad en el salón de actos con diapositivas y allí están varias matronas y varias ginecólogas para resolver dudas y contar como trabajan.

Después de esta visita me puse a elaborar mi plan de parto, para mi sorpresa ellos ya tienen uno para mi bastante completo, en el que tú puedes añadir lo que quieras, se lo mandas por email y ellos te contestan muy rápido si hay algo que haya que negociar por algún motivo, en mi caso por ejemplo puse que si estaba libre la habitación con bañera pues que quería parto en el agua y me contestaron que al tomar Adiro y Heparina el día del parto me evaluaría una ginecóloga para dar el ok al parto en el agua o no darlo dependiendo, no me pareció mal y me gusto que me lo comentaran, en realidad no estaba ni segura de que quisiera que fuera en el agua.

Yo salía de cuentas el día 20 de agosto, pero esa fecha pasó, en Torrejón me dieron cita para monitores para cuando estuviera de 41+4 (30 de agosto si no recuerdo mal) y ahí hablaríamos de las posibilidades de esperar un poco o provocar el parto.

El día 25 de agosto a las 8 de la tarde rompí aguas, pero ni una contracción… tranquilamente saque a nuestro perro, me duche y prepare todo, me llevaron mis padres porque mi marido estaba trabajando a más de 200 km y sin coche.

Llegamos a Torrejón sobre las 22 h, en recepción ya supe que no me había equivocado, súper amables, me dijeron que genial que ya estuviera allí y que no me preocupara que en breve tendría a mi bebé.

Espere aproximadamente 15 min en la sala de espera, me llamaron, tomaron los datos y pase con la matrona a exploración, tenía 2 cm de dilatación.

Me pusieron monitores y me ofrecieron cenar si no lo había hecho, como tenía hambre les dije que sí quería cenar y unos minutos apareció de nuevo la matrona con un menú completo que me supo a gloria!

Después de monitores me dijeron que podía pasar a paritorios o ingresar en habitación, elegí esperar en la habitación porque la persona que baja contigo a paritorio es la que esta hasta el final y en ese momento mi marido estaba de camino.

Me subieron enseguida a la habitación, las enfermeras de planta fueron encantadoras, y ahí me quede esperando a que llegara mi marido y el parto avanzara. 

A las 8 de la mañana del día 26 tenía contracciones fuertes y seguidas, cada 2 minutos así que llamé para que vinieran a verme y ver cómo iba de dilatación, lo pedí yo, en esas horas no vinieron a interrumpir ni nada, me bajaron y estaba en 3 cm de dilatación. 

En mi plan de parto yo había puesto que quería un parto natural, sin epidural, sin vía, sin posición obligatoria… y así había sido, no tenía puesto ni la vía, estaba andando, con pelota de pilates en la habitación, exactamente lo que yo había pedido, pero después de tantas horas sin dormir y al ver que no había avanzado nada pensé que lo mejor sería poner la epidural, por dos razones, si paraba el dolor a lo mejor me relajaba y dilataba más o si esto no sucedía y terminábamos en cesárea al menos que no me durmieran entera (si fuera emergencia), solicite que me la pusieran, me bajaron a paritorios y en unos 10 minutos vino el anestesista, encantador, tardo unos 10 minutos en ponérmela, a mí se me hizo eterno pero fue muy rápido, mientras me la ponía me iba diciendo lo que hacía y me animaba diciéndome lo bien que lo estaba haciendo. Me gustó mucho que al ser yo la que cambió de idea respecto al plan de parto nadie me dijera nada, ni un tú pusiste o tú querías.

Con la epidural ya puesta enseguida paró el dolor y con el monitor puesto nos dejaron tranquilos en la habitación, otra cosa que yo había puesto en el plan de parto es que quería la puerta cerrada siempre y que si venía alguien tenía que presentarse, decirme que era y preguntarme (en el caso de ser estudiante) si podía entrar, no vino ningún estudiante, solo vi a las dos matronas y dos enfermeras que me correspondían (finalmente fueron 14 h más después de ponerme la epidural por lo que hubo un cambio de turno), cada 4 horas venía la matrona, casi siempre sola y me pedía permiso para ver cómo íbamos, cuando vinieron a vaciar la vejiga me dijeron porque, como y me pidieron permiso. 

Cuando llevábamos varias horas sin novedades de repente el monitor perdió el latido del bebé, un segundo después aparecieron una ginecóloga, dos matronas y varias enfermeras para buscarlo, me movieron de posición, movieron la tripa, hasta que lo encontraron, me dijeron que las contracciones eran muy fuertes y que Pedro estaba sufriéndolas así que me pusieron un medicamente para parlas y darle un descanso, aproximadamente media hora después la matrona empezó a poner la oxitocina poco a poco para ver si el bebé lo aguantaba bien, así fue.

Pasaban las horas y no dilataba nada, cuando la matrona vino a verme y faltaban aún 8 horas para que naciera me dijo que en cuatro horas volvería, esta vez con la ginecóloga y que si no había avanzado nada hablaríamos sobre hacer cesárea o seguir, después de 16 horas estaba tan cansada que ya lo único que quería era que terminara, pero me dijo que en ese momento no había motivo para ir a cesárea y que lo mejor era esperar un poco más, 4 horas más tarde volvió la matrona y la ginecóloga, y me miraron, la matrona dijo “5 centímetros, esto avanza”, y la ginecóloga dijo “que poco generosa, yo veo 7 cm”, esto está casi listo. Fue una gran alegría.

Poco tiempo después la matrona vino a despedirse con dos besos porque terminaba su turno, y a pedirme que antes de dejar el hospital le llevara al bebé para conocerle, poco después entro a presentarse la nueva matrona y la enfermera, me dijeron que no me miraban porque era cada 4 h y hacía una que lo habían hecho, que si en algún momento sentía como ganas de “hacer caca” que la avisáramos.

Al rato de salir me dio esa sensación “de hacer caca” pero no hice mucho caso porque pensé que me había sugestionado, 24 h de parto y nada y me lo dice y lo noto?, pues yo espere, cuando vinieron a la siguiente exploración me dice “uy pero si esto es la cabecita!”, vamos a ver que tal empujas, en la siguiente contracción empujas un poco, así lo hice y me dijo “para que lo haces genial y voy a preparar todo”, tardo unos minutos, en el siguiente empujón salió la cabeza, con dos vueltas muy ajustadas de cordón, pude verlo con un espejo que me pusieron, intentaron quitárselas pero era imposible y se estaba poniendo morado así que me dijeron que en la siguiente contracción tenía que salir entero y así fue a las 00:10 del día 27 de agosto, le quitaron corriendo las vueltas de cordón y me lo pusieron en el pecho, mientras llamaron a la pediatra para que le viera un momento por las vueltas de cordón, vinieron y le miraron unos minutos en una mesa cerca mío, le dijeron al papá que fuera con ellas, enseguida me lo devolvieron y desde ese momento no nos separamos de él, para ninguna prueba, para nada de nada, en mi plan de parto puse que cualquiera que viniera y quisiera tocarle tenía que decirme quien era, que iba a hacer y porque, y así fue. 

A mí no me dieron ni un solo punto, esa misma noche me podría haber ido a mi casa de lo bien que estaba! No cambiaría nada absolutamente de mi parto, lo recuerdo con gran cariño, si tuviera más bebés Iria mil veces a ese hospital. 

El trato en planta de todo el personal fue excepcional los dos días que pasamos allí, tanto conmigo como con el bebé.

Dejo mi email por si puedo ayudar a alguien con mi plan de parto o con alguna duda que yo pueda responder. vafergu@yahoo.es