693. El Nacimiento de mis dos hijas. Cesarea y PVDC

Sobre: 
Cesárea
Parto después de Cesárea (PVDC)
Separación Madre- Bebé
Categoría: 
Parto
Lugar de parto: 
Policlinica Gipuzkoa
Año: 
2018
Me gustaria contar mi relato por si puedo ayudar a otras mujeres que esten pasando por lo mismo o intentan un pvdc y después de preeclampsia.
Mi primera hija nacio por cesarea de urgencia después de un parto inducido entre la semana 37 y la 38 por supuesta preeclampsia (Tensión alta y proteinuria). Despues de 26 horas de parto, prostaglandinas, oxitocina, tumbada en la cama y casi sin poder moverme, aguantando unas contracciones horribles, venía de vez en cuando una matrona, siempre una diferente y me subían o bajaban el goteo de oxitocina según las contracciones, cuando ya no podía más con el dolor pedí la epidural. Pero la anestesista no estaba disponible y tuve que esperar.
Por fin me ponen la epidural pero no noto ningún efecto, me la vuelven a poner y me van poniendo más con gotero pero mis contracciones seguian siendo muy fuertes, me hicieron un tacto y ya estaba de dilatación completa. Pasamos al paritorio.
En el paritorio la ginecóloga me dijo que empezase a empujar, yo pensé "ya esta, ya ha pasado todo lo peor" pero enseguida empezaron a entrar más personas al paritorio, anestesista, otro gine.. que la niña tenía sufrimiento fetal y que estaba colocada alta y no había tiempo para que bajara. Cesarea urgente. El peor momento de mi vida!
Me llevaron gritando al quirófano, sola,  asustada, triste... En el quirofano noté como empezaron a abrirme yo gritando y me durmieron del todo. Me desperté 3 horas más tarde en la sala de despertar, sola, asustada, no sabía donde estaba, preguntaba por mi hija y en vez de responderme y tranqulizarme me daban tranquilizantes. 
Por fin me llevaron a mi habitación y con toda mi familia en mi habitacion esperándome y mis suegros también, me trajeron a mi hija. Empeceéa llorar sin poder parar, pero más que por la emoción era por rabia y sufrimiento. Por como habían ido las cosas..  Estuve 8 días ingresada  por tensión alta. Lo pasé muy mal, casi todo el día llorando porque me encontraba mal física y psicologicamente después del parto traumático que tuve que vivir. Y para colmo tuve que compartir habitación y en 8 días pasaron otras 3 parejas con sus partos maravillosos y sus familiares todo el día ahi. Horroroso! 
Pues 3 años y medio más tarde nació mi segunda hija. Esta vez iba a parir en la policlinica.  Me pasé el embarazo preocupada por si me pasaba otra vez lo mismo que la primera vez. En el primer trimestre me hicieron la prueba del riesgo de preeclampsia y me dio riesgo bajo. Me llevaron el embarazo un poco más controlado en ese aspecto pero bien, sin ningún problema, un embarazo muy bueno.
Estuve yendo a clases de yoga prenatal y con una fisio especializada en parto y postparto que me ayudó mucho. En la semana 40+ 5, hacia las 2:30 de la madrugada empecé con contracciones suaves. Las notaba pero estaba en la cama y me volví a dormir, hacia las 4:30 me desperté ya con contracciones fuertes regulares y cada 2 o 3 minutos. Me senté encima del balón y haciendo movimientos aguanté 1 hora luego me metí a la ducha y estuve otro rato, pero ya no podía más, tenía contracciones muy fuertes y nos fuimos para el hospital.
En el camino lo pasé mal, nada más llegar me atendió una matrona muy amable, me hizo un tacto y me dijo que ya estaba casi de 9cm. A ver si iba a ponerme la epidural. En esos momentos dudé pero ya estando como estaba dije que no. Ella me apoyó mucho. Yo no podía aguantar el dolor! Me agarraba a mi marido y gritaba! Gritaba y gemia como una loca. Por momentos me olvidaba de todo lo que me rodeaba. Pero ahi estaban mis miedos y traumas. 
Enseguida me bajaron al paritorio, estábamos mi marido y yo con la matrona, una ginecóloga y un ginecólogo, me sentí apoyada y respetada en todo momento. Empecé a empujar, no me acordaba de como hacerlo, de las respiraciones y de nada. El dolor y el miedo de volver a ir a cesarea podían conmigo. Hice caso a mi cuerpo y empujé con todas mis fuerzas y más!! En 4 empujones nació mi pequeña. Nada más nacer me la pusieron encima del pecho. Que momento!! Que emoción! y al minuto ya estaba en la teta.
Me hizo un pequeño desgarro porque traía la mano puesta en la cara, pero nada más. Que diferencia de parto en todos los sentidos.. Que diferencia de trato recibido. Si en mi primer parto hubieran esperado un poco antes de inducirme...Si hubiera tenido al lado una matrona, apoyándome y ayudándome.. Y eso que el hospital donde nació mi primera hija es el mejor hospital de la zona, pero yo no me sentí bien tratada ni respetada.