823. El día que nació Elisa

Sobre: 
Parto Vaginal (PV)
Parto Inducido
Parto Instrumental (PI)
Episiotomía
Maniobra de Kristeller
Categoría: 
Parto
Lugar de parto: 
Hospital del Bierzo
Año: 
2017
Mi parto fue terrible, pero doy gracias que la niña está viva,
 
Por la mañana fuí a lo que aquí llamamos basal y la ginecóloga decidió hacerme un tacto tan fuerte que tocó la bolsa así que salí del Hospital del Bierzo casi sin poder andar. Estaba ya de 41 semanas. A las 14 horas empiezan las contracciones y yo como buena alumna de los cursos de maternidad espero hasta las 19 horas para ir al hospital mientras me muevo por casa y hago los ejercicios que me habían dicho. 
Llegue al hospital dilatada de 3 cm, me dicen si quiero la epidural les digo que sí, y cual es mi sorpresa cuando me dicen que si me la ponen ya no me voy a poder mover más.
Empiezan a ralentizarse las contracciones, me ponen oxitocina, deciden romperme la bolsa porque la niña no baja, hay caca en el líquido amniótico, yo seguía allí tumbada.
Sobre las 12 ya estaba dilatada de 10 cm pero la niña no bajaba, empiezan a decir que se está encontrando mal la niña.
Se pasa el efecto de la epidural, les pregunto que qué pasa me dicen q yo sabré, llaman a la anestesista y sin consultar con la ginecóloga me pone otra vez epidural.
Llamar a la ginecóloga que dormía.
Me llevan al paritorio, la matrona encima de mi empujando con los codos, me hacen una episiotomía que llega hasta el ano, la ginecóloga con una ventosa metálica, se le suelta la ventosa, la vuelve a colocar, por fin consiguen sacar a la niña.
Todo esto sin que hablasen conmigo sin decirme que estaba pasando, solo oía que el bebe estaba mal y que si me llevaban al quirófano.
Yo no sentía nada al ponerme otra vez la anestesia, no podía empujar.
Cuando salió la niña en aquel quirófano había 5 personas con cara de preocupación (matrona, ginecóloga, auxiliar de enfermería, anestesista y pediatra). Mi marido miraba a través del cristal redondo de la puerta. Me la colocan encima llena de sangre y sin moverse, se la llevan corriendo y la limpian y allí dentro de aquel cuarto la oigo llorar, muy despacito.
 
Cuando me dieron el alta y me fuí para casa empecé a tener fiebre debido a que tenía una infección en el útero.
 
Y ahora vuelvo a estar embarazada y pregunto a todo el mundo que puedo hacer para tener un parto mejor, para que el bebé no sufra, para que no sufra yo.