Entradas con la etiqueta Opinan nuestras socias

Por Ángeles Cano

Hay profesionales que, en vez de atender o acompañar partos, “los hacen”. En su vocabulario diario nos encontramos expresiones como “hacer el expulsivo” o “parirla”. “¿Quién va a parir a la de la sala 3?” “¿Este parto lo haces tú?” – y yo me pregunto: ¿pero no es la madre que está pariendo?

Parece ser lo mismo, pero no lo es.

En un parto educado, lo que cuenta es tener una habitación con vistas, un menú de lujo y un baño de hotel. Y por supuesto, que te digan Señora.

En un parto respetuoso, a lo mejor das a luz entre cajas… o en la bañera de un hospital de vanguardia, el lugar es lo de menos: nadie te presiona ni te desconcentra de tu labor.

En un parto educado te dirigen los pujos con mucho tino: cada vez que los monitores avisan. Te hacen una maniobra de Kristeller suave, (si tal cosa existe…) y te cuentan con mucho detalle cómo has de cuidar los puntos. A lo mejor en la clase de preparación al parto educado te adiestrarán para ir limpia y sin pelos desde casa: que una señora también ha de ser educada y considerada.

05 Jun '13 · Partos que se tuercen

En España superamos con creces los porcentajes de cesáreas y partos instrumentales que la OMS considera inevitables. Cabría preguntarse: ¿por qué en nuestro país los partos se “tuercen” más que en otros sitios?

La semana pasada celebramos la Semana Mundial del Parto Respetado (SMPR, o SMAR en sus siglas en francés), cuyo lema era ¡Por favor, no molesten!... Estamos de parto, con la proyección y posterior debate deldocumental "La voz de las mujeres". Se realizó esta actividad en más de 40 lugares, incluido Quito (Ecuador), y la experiencia ha resultado muy positiva para todas las socias y socios que han participado en ella, quienes la describen con estas palabras: “Estamos muy satisfechas.”, “Muy interesante e intensa.”, “Ha sido muy enriquecedor y muy especial.”, “Muy emocionante.”

29 Mayo '13 · Del amor y del miedo

Hay mujeres que eligen parir en casa. Otras, en un hospital. A veces, comentar que una parirá en casa genera pavor en la buena gente con quienes osamos compartir nuestra decisión. 

Incluso queridas amigas del alma, compañeras de muchos años, quedan aterradas. Que me acuerde que tengo otros dos hijos que me necesitan. Que ya podría ir dejando la tontería del parto en casa y pensar en mis hijos. 

Creo que vecinos, amigos, familiares y transeúntes que opinan sobre nuestras elecciones reproductivas, creo que todos lo hacen desde el amor. Quieren cuidarnos, quieren lo mejor para nosotros.

En esta Semana Mundial del Parto Respetado queremos compartir hoy la historia de Albertina, que nos cuenta su segundo parto, un parto respetado. Este largo, pero emocionante relato demuestra, una vez más, que para que el proceso del parto y nacimiento sea respetado no hace falta que sea de bajo riesgo ni excento de complicaciones. Y como dijo esta mañana una gran mujer: un parto se puede atender solo de dos maneras: bien o mal. Pensamos que esta historia recoge la esencia de esta semana, pero no solo de esta semana, sino de todo el gran cambio que estamos comenzando a vivir. 

 

Por Albertina Castán

Que en España se hacen muchas mas cesáreas de las necesarias suena a cantinela conocida. En los últimos años hay hospitales que han hecho grandes esfuerzos por reducir su número mejorando ostensiblemente sus resultados, pero en la sanidad privada las cesáreas y los partos instrumentales campan a sus anchas ya que el modelo sanitario que se utiliza está enfocado al negocio y no a la salud.

Frédérick Leboyer, allá por 1974 escribió un libro llamado Por un nacimiento sin violencia. El libro se lee como una poesía, y lleva imágenes espeluznantes, que hielan la sangre. Imágenes en blanco y negro que seguro que este buen hombre se imaginaba que habrían quedado obsoletas para cuando lo leyéramos en el siglo XXI los bebés que estábamos naciendo mientras él escribía.

Si supiera, el pobre Leboyer, que esos bebés, ya madres y padres, tenemos las mismas imágenes de nuestros bebés recién nacidos, colgando de los pies, en manos de médicos sonrientes y orgullosos, imágenes a todo color y digitales.

Susana: "Maniobra de Kristeller" es el nombre técnico... ¿Podrías explicarnos en qué consiste?

Marta: En aplicar presión en el fondo uterino, es decir, en la parte de la barriga más cercana a las costillas, en dirección hacia abajo, para supuestamente ayudar a salir al bebé.

He leído que se realiza en un 26.1% de los partos en nuestro país [Fuente: Ministerio de Sanidad. Proyecto Indicadores sobre la Estrategia de Atención al Parto Normal]. Me parece un porcentaje realmente alto para una intervención que no está recomendada ni por la OMS ni por el Ministerio de Sanidad...¿A que crees que se debe que se siga utilizando?

Los pasados días 27 y 28 de Abril se ha celebrado el primer Congreso de Estimulación Perinatal y Acuática en  Málaga.

Yo he tenido la gran oportunidad de asistir como representante de El Parto es Nuestro, en una mesa redonda centrada en el papel de la mujer en el momento del parto. Las socias que estuvimos en la mesa nos abrimos plenamente, mostrando la vivencia muy personal de nuestros partos y como nos han transformado siempre para mejor. También hablamos sobre como estas vivencias nos llevaron a donde estamos en este momento, siendo la asociación una parte fundamental en este camino.

Por Ángeles Cano

Hace ya unos meses que fui a una gran superficie a comprar las cosas para un regalo para una amiga: un kit de parto en casa.

Etiquetas: 

Claude Chabrol dijo una vez: “La tontería es infinitamente más fascinante que la inteligencia. La inteligencia tiene sus límites, la tontería no”. Y, como nueva prueba de su afirmación, tenemos aquí la última novedad que se han sacado de la manga en el hospital Cedars-Sinai para presumir de lo molones que son (aquí podéis leer el texto completo):

"Una vez que el bebé es admitido en la Unidad de Cuidados Intensivos de Neonatología se coloca un iPad al lado de la incubadora. La mamá, en otra parte del hospital, también recibe un iPad y puede ver al pequeño dos veces al día a través del dispositivo de Apple."

12 Abr '13 · ¿Quién sabe parir?

Por Cheli Blasco

El otro día hizo sus rondas por Facebook un artículo titulado "Extinción del niño sano", donde se exponía que, montando sobre los miedos de los padres, la comunidad médica tiende a "la patologización indiscriminada de fenómenos normales en el lactante menor". Lo mismo se podría decir del parto.

Etiquetas: 
Imagino que todos hemos visto alguna vez esos pasatiempos que muestran un dibujo formado por varias formas geométricas superpuestas y preguntan "¿cuántos triángulos/ cuadrados hay aquí?"; pues algo parecido podría plantearse al mirar esta imagen: ¿cuánta gente hay aquí?
 
 
Etiquetas: 

“Se subió encima de mí y empezó a empujarme la tripa.” Así describen las mujeres la maniobra de Kristeller, aún sin saber muchas veces que lo que les hicieron se llamaba así. Independientemente de cómo fuese su parto y de la percepción que les haya quedado del mismo, las mujeres que han pasado por esta experiencia suelen recordarla vívidamente como algo sorprendente, pues no se imaginaban que durante el parto pudiese ocurrir algo así y sobre todo por ser muy desagradable, un acto brutal y tremendamente doloroso. Se nos suelen olvidar muchas cosas de nuestros partos, pero ésta nunca.

De todos es sabido que la Humanidad estaba al borde de la extinción hasta que una nueva casta, la de los obstetras salvadores, acudió en su auxilio. Por suerte para el género humano, estos profesionales cuasi divinos no venían solos, no: les acompañaba todo un séquito dispuesto a hacer del parto un momento tecnificado, controlado, monitorizado y medido en vez del caos que había hasta entonces. Que las mujeres parían como mejor les parecía y eso era un despiporre y un "tócame, Roque", dónde íbamos a parar...

Así que a las mujeres se las comenzó a colocar tumbaditas para que los profesionales viesen sin torcer el cuello la llegada al mundo de su nuevo inquilino y, claro, como las parturientas son seres de natural irracionales e ignorantes, se procedió a adiestrarlas en el "arte del bien parir", con informaciones tan útiles como la que sigue: http://www.lamamipedia.es/videos/pujos

Etiquetas: 

No quiero -a pesar de dormir mal, de ir al baño varias veces por la noche, de tener las piernas cansadas, del reflujo después de las comidas y de los calambres nocturnos-, no quiero por nada en este mundo echar en falta esas semanas y esos días antes del parto, esa espera, dulce, excitante, emocionante, a veces dura, a veces melancólica, con sentimientos mezclados, no los quiero echar de menos. Son días tan especiales, tan irrepetibles.

Disfrutar de no saber cuándo comienza el parto, ni dónde comenzará, ni cómo...

22 Mar '13 · La importancia del parto

En nuestra sociedad, por desgracia, se considera el parto como un mero trámite, algo por lo que hay que pasar para poder tener a nuestro bebé en nuestros brazos. Nuestra visión del parto tiene una fuerte carga patológica, casi catastrófica y albergamos muchas ideas falsas y llenas de prejuicios sobre el mismo. El nacimiento, en lugar de ser un acontecimiento bello y cargado de emoción, nos parece algo desagradable e incluso muy peligroso. Por ello, muchas mujeres nos enfrentamos al parto deseando que acabe pronto y, si es posible, que no nos enteremos de nada. Nos aterra el dolor y vivimos el parto atemorizadas. No se nos ocurre pensar que podamos disfrutar con nuestro parto, que dar a luz puede ser una experiencia incluso placentera.

El Parto es Nuestro es una asociación sin ánimo de lucro, que se mantiene con la única aportación de las cuotas anuales de sus socias. Aceptamos subvenciones, es más, en estos tiempos de crisis (¡ah, que no lo sabíais!) hasta las buscamos debajo de las piedras. Pero tenemos el orgullo de mantenernos completamente libres de publicidad tanto en nuestro blog como en cualquiera de nuestras actividades. Esto nos permite no solo cierta tranquilidad moral, sino también una gran autonomía.  

Sin embargo, en ocasiones hemos presentado en el blog ciertos productos que consideramos interesantes y es que lo cortés no quita lo valiente.

13 Mar '13 · Hacer difícil lo fácil

*Wumo, by Wuff & Morgenthaler: "birth"

¿Esto es todo? ¡Cómo nos tienen de engañadas! Estas son las impresiones de una mujer que vivió un parto normal, fisiológico, respetado y sin medicalizar, tras otras dos experiencias anteriores no satisfactorias, una de las cuales terminó en una cesárea innecesaria. Cuantas más historias de parto conozco y cuantos más relatos de parto leo, más segura estoy de una cosa y es que la medicalización rutinaria e injustificada del parto consigue “hacer difícil lo fácil”.

Etiquetas: 

Páginas