565. Una historia, un parto y un trauma

Sobre: 
Episiotomía
Parto Vaginal (PV)
Parto Inducido
Parto Instrumental (PI)
Separación Madre- Bebé
Maniobra de Kristeller
Categoría: 
Parto
Lugar de parto: 
Hospital Clínico Universitario
Lugar: 
Valencia
Año: 
2016

Antes de comenzar, me gustaría  que el nombre de mi hijo y el mío fueran anónimos. El parto fue en 2016, en Valencia concreta mente en el Hospital Clínico  Universitario. Parto Vaginal Provocado.

 

Cuando yo y tu padre descubrimos que ibas a venir a este mundo, desde el primer momento siempre quisimos lo mejor para ti pero, lamentablemente no ocurrió nada de lo que habíamos planeado...

Es tan triste que hoy en día todavía no se  respete a las mujeres ni como quieren tener a sus hijos...

En el momento en que una mujer se convierte en madre, tenga la edad que tenga e independientemente de su edad, circunstancias, etc, siempre se quiere lo mejor para los hijos y que verdad esa de que no sabes lo mucho que se preocupan tus padres por ti hasta que tu mismo no te conviertes en madre o padre ,buscamos millones de cosas para informarnos sobre el parto,para saber que es lo mejor para la salud de nuestro bebe.

Cuando descubrí que estaba embarazada, me vino a la cabeza que criar a un hijo seria con biberón, potitos, método Estivill vamos, lo típico que te mete en la cabeza la sociedad de hoy en día, además de que yo no tenía ni idea de como cuidar a un bebé y al final te dejas aconsejar por que consideras que es lo "normal".

Sinceramente, doy muchas gracias de haber conocido a una gran matrona que me aconsejó y me abrió los ojos  hacia este mundo tan maravilloso del parto respetado y de no ser por ella, nunca hubiera conocido EPEN.

Realmente, yo no consideraba importante el tema de informarse sobre estas cosas, pensaba que ibas al hospital, dabas a luz, tres días ingresada y para casa pero luego descubrí que sí que es muy importante informarse sobre los protocolos, el plan de parto y sobretodo que es lo que quieres que le hagan a tu hijo ya que tienes que decidir por él y por ti misma que es lo mejor para vuestra salud. 

Recuerdo una vez que estando embarazada de 8 meses, fui a una reunión de EPEN y me eché a llorar cuando varias mujeres comenzaron a contar sus malas experiencias en hospitales...yo no quería eso para mi hijo  y, bajo mi punto de vista, los hospitales siempre serán para mi fabricas deshumanizadas de dar a luz... 

Comencé a plantearme realmente  en ese momento si de verdad quería ir a un hospital y cual era el mejor dentro de lo que cabe en la sanidad española para dar a luz pero con lo avanzado que estaba mi embarazo y por temas económicos, ya era un poco tarde para pensarme lo de dar a luz en casa...

Era la primera vez que iba a dar a luz, estaba tan feliz, no me podía creer que iba a tener ya a mi hijo, por fin iba a abrazarle,verle la carita, besarle y tenerle entre mis brazos; lo tenia todo planeado, me imaginaba en mi cabeza como seria el parto y, en mi cabeza era tan perfecto...tenía el plan de parto completo y revisado mil y una  veces para que todo saliera bien, para que se manifestaran mis necesidades y lo que yo y  mi pareja queríamos para nuestro hijo.

En resumen: No episiotomía, no kristeller, si piel con piel, que mi pareja cortara el cordón y que el estuviera a  mi lado,etc 

Finalmente, mi embarazo llego a termino con 40 semanas pero todavía no me había puesto de parto así que  me dieron la mala noticia de que si mi parto no comenzaba en la semana 41+6 tendrían que provocarme el parto con oxitocina, etc. Al oír esto yo me puse a llorar y la verdad que me puse bastante triste pero cuando estaba de  40+4 fui a otra revisión y la ginecóloga me hizo un tacto vaginal y me dijo que ya estaba dilatada de un centímetro, que pronto me pondría de parto pero  mientras me decía esto y me hacia el tacto, ella me dijo ¿Quieres ponerte de parto y que nazca dentro de nada? yo le dije que no, que quería que mi hijo naciera cuando el quisiera y que no me importaba esperar y la verdad no se si lo que quería hacerme era esa maniobra tan famosa llamada Hamilton, nunca lo sabré.

Ese día después de la revisión volví a mi casa y justo cuando entré por la puerta,comencé con las contracciones, yo pensé que ya estaba a punto de dar a luz ya que primero eran irregulares pero poco a poco las comencé a tener cada diez minutos. En resumidas cuentas, intenté aguantar en mi casa todo lo que pude, en total estuve 12 horas en mi casa aguantando pero llego un momento de la madrugada en que los dolores era tan intensos que pensé que ya iba a nacer mi hijo, era la primera vez que experimentaba las contracciones en mi cuerpo, dolían mucho y decidí ir al hospital pensando que como poco ya estaría de 5-6 centímetros.

Cuando llegué, lo primero que me ofrecieron fue una silla de ruedas...lamentable ¿Es que acaso por estar embarazada no puedo caminar? Les dije que no amablemente y cuando la ginecóloga me hizo un tacto para ver cuanto había dilatado me dijo que solo había dilatado 3-4 centímetros  y que mi parto sería lento al ser primeriza. En ese momento pensé que se me iba a hacer eterno ya que los dolores eran insufribles y todavía me quedaba mucho camino por recorrer.

Por si acaso me ponía de parto, me ingresaron ya en el hospital y  me dieron una pastilla azul para que pudiera dormir y relajarme pero no fue así, no me hizo efecto, cada vez que intentaba tumbarme o sentarme las contracciones que venían cada 10 minutos me dolían más, estuve dos días caminando por los pasillos sin poder dormir, las horas se me hacían eternas…

Después de dos días yo no podía más estaba cansada, me dolían los pies de caminar y además los tenía hinchados así que vinieron a mi habitación a hacerme un tacto y todavía estaba de 3-4 cm así que me bajaron a monitores, y las contracciones seguían igual. Allí, me ofrecieron un calmante según ellos llamado "media mezcla" y la verdad que accedí por que me moría de sueño pero sinceramente me arrepentí de haberles dicho que sí ya que sí, pude descansar y dormir pero mis contracciones pararon y ya no sentía dolores, así pasaron dos días más, sin contracciones, sin nada... 

Cuando pasó ese tiempo, vinieron a hacerme otro tacto ya que según ellos era muy raro que todavía no me había puesto de parto después de tantos días y coincidió con que eran fiestas y recorte de personal por esas fechas así que después de hacerme el tacto textualmente la matrona me dijo " te vamos a provocar el parto por que llevas muchos días aquí y esto no puede ser”. 

En esos momentos yo estaba de 40+6/41 aprox  e insistí en que por que iban a provocarmelo si todavía podían esperarse seis días más, ellos alegaron que era por  la salud de mi bebé pero yo siempre pensaré que lo que querían era quitarme de en medio cuanto antes  y que me fuera del hospital...

Finalmente me bajaron a paritorio  y el parto fue todo lo contrario a lo que yo me había imaginado.. nada más entrar hicieron que mi pareja se fuera y me pusieron la epidural, oxitocina y demás artilugios de" tortura protocolarizada". 

Siempre me acordaré de aquel momento, yo no paraba de llorar mientras me ponían todas esas cosas y no era por el dolor de las agujas sino por que después de tanta información, reuniones, consejos etc todo se arruinó completamente e hicieron lo que les salió de las narices. 

Más tarde entró mi pareja y poco a poco yo notaba la presión de la cabeza de mi hijo descendiendo, las matronas no paraban de hacerme tactos a pesar de que la cabeza ya descendía, dolía muchísimo hasta el punto en que le grité a una matrona y le supliqué que parara ya que daba igual si la cabeza estaba un milímetro más baja que antes o no y eso que en el plan de parto puse que solo me hicieran un tacto cada cuatro horas. 

La cabeza de mi hijo comenzó a descender y yo estuve esperando sin dolores y sin experimentar lo que es verdaderamente dar a luz, esperaba tumbada como quien espera el autobús a que llegue...Cuando había dilatado de 8 centímetros, una matrona joven (tendría como mucho 26 años) dijo " Esto ya está" y seguidamente me realizó una episiotomía así tan de repente como si fuera una carnicera cortando un filete... En esos momentos hasta que di a luz, yo estaba en shock y en mi cabeza todavía estaba procesando todo lo que estaba ocurriendo, fue tan rápido que me quedé callada y me dejé hacer... 

Más tarde comenzó a salir la cabeza y mientras realizaba los pujos, la matrona jefa se sentó en una silla del paritorio, y no sé le ocurrió otra cosa que estar con el móvil jugando al Candy Crush y diciéndome "No grites que se te va la fuerza" "No es para tanto que llevas la epidural" en ese momento me eché a llorar... 

Finalmente la cabeza de mi hijo salió y solo faltaba un último pujo para que saliera el cuerpo pero en vez de esperar a un pujo más, vi que la matrona iba a ponerme los codos encima de mi tripa para hacerme Kristeller y antes de que la realizara, le supliqué que no lo hiciera. Yo no podía moverme de la camilla y le dije a mi pareja que lo impidiera, le cogió las manos a la matrona para que no me hiciera Kristeller y le dijo que no, que no me hiciera esa maniobra y que esperara a que naciera nuestro hijo. Ella se enfadó y comenzó a gritar  "Ayudadme, me están agrediendo". 

Vinieron enfermeros y matronas y apartaron a mi pareja de mi a la fuerza, todo ocurrió tan rápido... la matrona me realizó la Kristeller y me dolió tanto que grité y lloré. Fue entonces cuando mi hijo nació, yo no podía ser más feliz en ese momento y  enseguida me lo pusieron piel con piel, nos miramos a la cara mutuamente y de repente me miró con su carita de ángel a los ojos y se echó a llorar, fue un momento tan mágico... era como si el llorara por los dos y por todo lo que yo estaba sufriendo.

Pero...ese momento mágico se desvaneció por completo en apenas 30 segundos ya que la misma matrona que me realizó la Kristeller me arrebató a mi hijo de los brazos y yo lloré diciéndole que me lo devolviera ya que quería hacer piel con piel y textualmente dijo " Eso es una tontería, no ves que el niño se va a resfriar que está desnudo”.

Me devolvieron a mi hijo vestido, lo cogí en brazos y mientras él y yo llorábamos la matrona más joven me cosió la episiotomía...Cada vez que cosía un punto, a pesar de tener anestesia local sentía como la aguja entraba y cada punto cosido era cada vez más sufrimiento. Se hizo interminable...

Finalmente, me llevaron a la habitación y yo estaba totalmente dispuesta a darle el pecho a mi hijo pero no podía moverme, me dolía la espalda por la epidural, tenía un gotero puesto y con una sola mano y sin poder moverme era imposible darle el pecho. En ese momento mi pareja no estaba, tardó como diez minutos en volver. Fue una situación tan estresante para mi, los dos llorábamos y yo no sabía qué hacer, era la primera vez que era mamá y la primera vez que daba el pecho. 

No sabía que hacer y las enfermeras no estuvieron por la labor de ayudarme (quizá fue porque no había suficiente personal en el hospital), le di al botón como pude para solicitar que viniera una enfermera, pero nadie vino, mi hijo lloraba porque tenía hambre, yo lloraba por lo que había ocurrido en el parto, mi pareja no estaba y no podía moverme. Fue una experiencia muy traumática y desesperante . 

Para colmo a mi hijo le costaba engancharse al pecho y cuando la pediatra lo revisó nos dijo que no podía engancharse bien ya que tenía mucosidad en los pulmones y la nariz "El niño se había resfriado" y lo subieron a la incubadora. Y lo peor es que no me dejaban que le diera el pecho casi nunca, solo por el día y me tenían controlada todo el tiempo a ver cuanto tiempo estaba dándole el pecho; ellos me decían "póntelo diez minutos a cada pecho y ya luego le das el biberón”.

Yo intentaba pasarme del tiempo ya que considero que el pecho no tiene que  estar cronometrado ya que es a demanda pero enseguida que mi hijo lloraba le daban un biberón para que se callase y no molestara a los demás bebés. 

Mi experiencia fue pésima y espero que ninguna mujer pase por lo que yo he pasado...no le deseo esto a ninguna mujer. 

Sinceramente estas cosas me hacen reflexionar... por qué hay matronas que ellas mismas siendo mujeres son tan crueles y frías y no nos apoyan, no tienen empatía con nosotras…

Ojalá que algún día todo el mundo  esté concienciado de lo importante que es el parto respetado... Hay que seguir luchando.