374. Parto en el Hospital Universitario de Guadalajara

Sobre: 
Parto Vaginal (PV)
Maniobra de Kristeller
Categoría: 
Parto
Nombre padres: 
Lucia
Nombre bebé: 
Marco
Lugar de parto: 
Hospital Universitario de Guadalajara
Lugar: 
Guadalajara
Año: 
2014

El día 10 de Abril de 2014 a las 6:45 me desperté con la sensación de que había roto la bolsa; efectivamente, así fue, me levanté de la cama y como en las películas hice un buen charco; de camino a la ducha salía más líquido aún.

Me duché tranquilamente, desayunamos y nos fuimos al hospital; a las 8:00 ya estábamos allí. Me hicieron un tacto y estaba de un cm y medio, me dijeron que me quedaba ingresada y que si no me ponía de parto yo sola, a las 24 horas me lo provocarían.

A las 3 de la tarde me bajaron a monitores, allí fue cuando empecé a notar alguna contracción, leve, pero molesta. Pero me dijeron que era dinámica irregular y que para arriba; justo cuando subí a planta, las contracciones empezaron a doler más y a ser más seguidas y regulares, bastante dolorosas; a las 5 me hicieron un tacto (en la misma planta) y me dijeron que solo estaba de 2 y que no me bajaban a dilatación.

Yo ya estaba pasándolo fatal, con contracciones muy dolorosas; las pasaba como podía, abrazándome a mi marido, poniéndome de rodillas, tumbándome en mi cama; hacía "uuuuuuuuuuu" en cada contracción, como aullando. Todo esto pasaba en planta, con las visitas de mi compañera de habitación viéndome retorcerme de dolor y niños corriendo por el pasillo. Incluso mi hermano, que tiene 14 años vino a verme con mi hermana porque al estar en planta pensaban que aún no estaba de parto y pasamos un mal rato los dos.

Mi madre volvió a llamar a la enfermera y subió otra vez la tocóloga, dijo que seguía de poco, que 3 cm pero que no me bajaban, Ahí mi madre ya se plantó y les dijo que me llevaran a donde me tuviesen que llevar pero que le parecía inhumano que tuviese que pasar por todos esos dolores con la gente mirando. Así que la tocóloga mandó a una auxiliar que me pusieran un enema y que mandara a la celadora para que me bajaran a dilatación ya.

Chicas, si estáis ya dilatadas y con contracciones muy dolorosas: NO OS DEJÉIS QUE OS PONGAN UN ENEMA. Qué horror! fue el peor rato que pasé: con las contracciones que no me dejaban respirar, pues eran intensas y cada minuto y los retortijones del enema... buf. Muy, muy mal.

Me bajaron a paritorio a las 19:30 y me pusieron oxitocina... ahí pedí la epidural (sugerida por la tocóloga, me negué varias veces, pero me dijo que si ya estaba así que no iba a aguantar y llorando pedí que me la pusieran); pues me la pusieron y ¡Qué bendición!... durante 40 minutillos respiré... pero cuando pasó ese tiempo se me empezó a parchear, se me durmió la pierna derecha exagerado y comencé a sentir los dolores de las contracciones otra vez. Después de quejarme varias veces por no sentir la pierna y tener unos dolores terribles mientras la matrona me decía que era imposible que me doliese varias veces, la anestesista volvió a venir y me puso otra dosis sin colocarme el catéter... resultado: pierna más dormida y dolores cada vez más intensos en los riñones y la tripa.

A todo esto, yo me quejaba mucho, tenía muchos dolores y mucho calor (mi marido rompió un abanico de abanicarme) y la matrona y el matrón que había allí no paraban de decirme, colócate para ese lado... y yo NO PODÍA moverme porque la pierna la tenia como un saco de patatas... no era capaz; me decían que no sería para tanto y que me quejaba demasiado. También me decían que estaba muy nerviosa y que respiraba mal (sólo usaba las respiraciones cortas que me enseñó mi matrona en los picos de dolor) y que no le iba a llegar oxígeno a mi hijo.

Me hacían tactos y la cosa no subía, a las 12 de la noche estaba de 9 aún, ya la 1:00 la tocóloga me dijo que en la siguiente contracción empujase un poco y al empujar ya me dijo que estaba completa.

Yo pensaba que ya estaba, que mi hijo iba a nacer. Pero NO, mis dolores eran de expulsivo, yo quería empujar, pero como en los tres primeros pujos le bajaban las pulsaciones al peque, no me dejaron empujar en un "rato" y la tocóloga dijo algo así como que "venía en trasversa" (SI ALGUIEN ME PUEDE ACLARAR ESTO, LO AGRADEZCO, PORQUE AL PREGUNTAR ME DIJO QUE DABA IGUAL) cuando yo pedía que alguien viniese a ayudarme (porque estaba sola con mi marido, queriendo empujar) no venía nadie; cuando venían me llamaban quejica... qué coraje. 

A las 3 de la mañana ya me dijo el matrón que cuando viniese la tocóloga que estaba atendiendo una urgencia me llevaban a paritorio a empujar (yo ahora flipo... me tuvieron sin empujar porque no estaba la tocóloga; pero en ese momento, yo, de verdad, no podía pensar) Cuando llegó me dijo el matrón que como a mi hijo le iba a costar salir me iba a "ayudar él desde arriba" vamos, que me endiñó una Kristeller de órdago, aunque tengo que decir que en ese momento lo agradecí.

Me pasaron al potro, no sin decirme que no cooperaba para subir... CON LA PIERNA TOTALMENTE MUERTA Y LA OTRA MEDIO DORMIDA Y CON UNOS DOLORES HORRIBLES. De dos empujones nació Marco a las 3:25 (y la kristeller) y me lo pusieron un segundo encima y se lo llevaron; ME DIJERON QUE ERA GRANDE Y SE LO TENÍAN QUE LLEVAR UN RATO A LA INCUBADORA. me dejaron darle un beso porque yo lo pedí. Le dije a mi marido que se fuese con Marco y yo me quedé en el potro, allí me hicieron perrerías para sacar la placenta xq no salía sola y me cosieron la episiotomía, que al principio pensé que había quedado bien, pero oh, error! las relaciones ya no han vuelto a ser normales, siempre me duele!

A la hora me trajeron a mi hijo y me lo puse al pecho, se enganchó inmediatamente, estaba bien y era lo que me importaba. Estuvimos una hora en la misma sala donde había dilatado y al salir la matrona me dijo: "para el siguiente a ver si vienes con otra actitud" vamos, una maravilla.

Bueno, pues a mi hijo le notaba la cabeza blanda por detrás y es que tenía un cefalohematoma del tiempo que había permanecido encajado; le pregunté al pediatra y me lo dijo; si yo no pregunto... ni idea de que tiene mi hijo... con la malla que les ponen no se le veía nada. Pregunté por apgar y dio 5/9 y me dijeron que le hicieron una reanimación tipo III a día de hoy no sé por qué... se llevaron a mi hijo a la incubadora por qué le tuvieron que reanimar y a mi me dijeron que era porque estaba grande. Bueno, todo para alucinar.

Ni que decir tiene que en la planta nadie ayudaba con la lactancia; si alguna pedía ayuda, le daban una jeringa con leche artificial... por suerte, yo no la tuve que pedir. La lactancia ha ido bien, a pesar de grietas iniciales y la ingurgitación que tuve.

Y este fue mi parto, cada día que pasa, me cuesta más contarlo, me duele más y no soporto haber tenido un parto que para nada yo quería. 
 
Un abrazo