213. Me llevé una sopresa

Sobre: 
Parto Vaginal (PV)
Maniobra de Kristeller
Categoría: 
Parto
Nombre padres: 
Patricia
Nombre bebé: 
Dianela
Lugar: 
Devoto, Córdoba
Año: 
2008

Testimonio 4 de la Campaña Stop Kristeller

Por Patricia, Devoto- Córdoba, Argentina. Recibido el 30 de noviembre de 2012

Hola queridas amigas, las sigo minuciosamente por facebook y hoy me lleve la sorpresa al leer esta palabra que anteriormente desconocía y que al informarme me di cuenta que yo había padecido esta maniobra.

Les cuento un poquitito mi historia: Tuve a Dianela a los 25 años (hoy tengo 29) con la firma convicción de parirla de forma natural. No tenía la información que tengo ahora y me guie por un par de páginas en internet durante los 9 meses ya que ni siquiera tenía facebook para ese entonces. Para mi fue un parto fabuloso, en el cual sufrí los peores dolores de mi vida y del cual me siento orgullosa de haber tenido. Entré a la clínica de mi pueblo (Devoto tiene 6.000 habitantes) A la medianoche del sábado. Me pusieron un suero y entre a sala de partos a las 5/5.30 am del domingo. Dianela nació a las 6.10. Me hicieron episiotomía y tanto mi obstetra como la pediatra estuvieron al lado mío desde que llegue a la clínica con 4 cm de dilatación.

Al cabo de dos días, noto que el bracito de Dianela estaba inmóvil. Llamo a la pediatra y me deriva inmediatamente a la kinesióloga. Esta me diagnostica: "elongación de plexo branquial". Por suerte recuperó su bracito al 100% mediante masajitos míos y de la kinesióloga. Le adjudique este problemita al parto en si, ya que Dianela peso casi 4kg, y tuvo un cordón umbilical tan corto que mi parto costó el doble ya que mi niña no bajaba por el canal de parto. En su momento fui respetada y bajo mi voluntad me llevaron a sala de parto. Yo quería pujar, pero jamás sentí esas ganitas de pujar de las cuales hablan varias mujeres. Estaba extenuada. Al recordar mi parto, me doy cuenta de que la pediatra hizo esa maniobra, de "lanzarse" sobre mi panza. Cabe resaltar que tanto a mi obstetra como a la pediatra de mi nena las quiero muchísimo y las admiro muchísimo. Al vivir en pueblo chico nos conocemos todos y realmente dejaron su vida en el parto de Dianela. Les escribo porque me llamó la atención. Siempre hay algo que uno desconoce!!!

Sigan así mujeres, ¡son un ejemplo!

Patricia. Córdoba, Argentina