529. El relato de mi parto

Sobre: 
Episiotomía
Parto Vaginal (PV)
Parto Inducido
Parto Instrumental (PI)
Separación Madre- Bebé
Maniobra de Kristeller
Categoría: 
Parto
Nombre padres: 
anónimo
Año: 
Desconocido

Con 24 años me quedé embarazada de mi primer hijo, un hijo muy deseado y soñado. En aquellos tiempos yo era tan ignorante, sabía tan poco, que me dejé llevar por los acontecimientos. Ni siquiera fuí a la preparación al parto, para qué?, si me iba a poner la epidural...

El embarazo transcurrió con normalidad y con unas náuseas bastante molestas que no impidieron seguir trabajando hasta el final. Además yo trabajaba con el ginecólogo que me iba a atender, qué más se puede pedir? Confianza total.          

Semana 38. En una de las últimas revisiones me hizo un tacto, me dijo que me iba a doler un poquito y que quizá manchase. Estaba verde (claro, no me extraña, no era el tiempo). Y además me dijo que si no me ponía de parto me induciría en breve. Ni lo cuestioné aunque prefería un inicio espontaneo.

Semana 39. Comencé con contracciones a las 6:00 am y mi emoción era enorme. Por fin iba a conocer a mi hijo, verle la carita y además había logrado ponerme yo de parto!!. Tras llamar a mi matrona, me mandó controlarlas y anotarlas durante una hora. A las 8:00 ya estábamos en el hospital con unas contracciones bastante regulares y dolorosas. Me hizo un tacto que me dolió una barbaridad. Claro, hoy sé que me hizo una señora Maniobra de Hamilton. Me dijo que estaba dilatada 2 dedos. Me quedé bastante escocida. Al momento gotero, enema, rasurado y correas. No llegué a enterarme si me puso oxitocina, supongo que sí, pero aquello empezó a hacerse insoportable, así que inmediatamente pedí la epidural. Una epidural que sólo me durmió 1/2 lado, un auténtico horror....
Me rompió la bolsa para " ayudar a avanzar la cabecita". Yo no sabía respirar ni controlar aquello, no estaba preparada. 

Como era un hospital privado, al ginecólogo lo avisaron cuando ya estaba bastante avanzada y vendría a verme unas 4 veces y al expulsivo. El resto del trabajo lo hizo la matrona. Que también es de justicia decir que me trató siempre de forma correcta aunque me informaba de lo justo. 

Después de 6 horas con dolores intermitentes y angustiantes, tras una episiotomia en toda regla, unas maniobras de Kristeller  y el uso de la ventosa, nació mi hijo a las 15:00 de la tarde. Fué un final agonioso con vómito incluido de tanto que me apretaron el abdomen. Jamás me lo pusieron sobre mi, se lo llevaron rápidamente aunque aparentemente todo estaba bien. Un niño grande y precioso. 3500 grs para mis 55 kilos no estaba nada mal. 

 Las palabras de la matrona fueron " has tenido un partito de reina" y hoy le hubiera dicho que hubiera preferido uno de plebeya. Todo aquel "protocolo" tuvo unas consecuencias horribles y yo, qué le iba a decir a mi ginecólogo? A mi compañero de trabajo.... 
Aquella ventosa que sometió a mi hijo a tanta presión en el cráneo le ocasionó un derrame cerebral importante por el que estuvo 19 días en la UCI. Aún tiene la marca en su cabeza 12 años después y gracias a Dios no le quedaron más secuelas físicas, aunque aquella separación temprana creo que le marcó. 
Las secuelas de aquella episiotomía...cuánto duraron!. Mis costillas estuvieron doloridas por un tiempo....Pesadillas nocturnas....

La lactancia, por pura intuición mía fué adelante. Esos primeros días me la sacaba con el sacaleches manual o eléctrico y se la daban con biberón. Cada 4 horas día y noche me la sacaba hasta que me dejaron ponérmelo al pecho....qué felicidad!!!!

Qué error tan grande sólo poder ver a tu hijo cada 3-4 horas mientras está en la UCI, qué error no poder hacer el método canguro!!, qué carencias para esos niños!!.....

No sé de dónde, pero saqué fuerzas y tuve 2 hijos más en los dos años siguientes y por supuesto todo fue más de lo mismo. El segundo con fractura de clavícula por el fórceps y la tercera se salvó de ser un parto instrumentado por ser ochomesina y más pequeña. 
 
He aprendido tanto en los últimos tiempos, he leído tanto, me he informado tanto...cómo cambiaría un parto mío si tuviese otro hijo, cuantas cosas sé ahora, cuantas cosas exigiría o por lo menos no consentiría. 

Siento rabia, impotencia....por la falta de información, porque hacen con las mujeres lo que quieren, porque se creen con el derecho de decidir por ti, porque se creen que el parto lo manejan ellos, por la falta de intimidad, por no respetar los tiempos, por tantas cosas.... Me queda una espinita clavada, un parto respetado, mi parto respetado. Sabría empoderarme?  Ojalá...
 
Anónimo.