690. PVDC y Streptococo positivo

Sobre: 
Parto Vaginal (PV)
Categoría: 
Parto
Lugar de parto: 
Hospital El Vendrell
Lugar: 
Tarragona
Año: 
2018

RELATO DE PARTO 26/OCTUBRE/2018

#PVDC #bolsarota #streptococopositivo #oxitocina #sinepidural

 

Comenzamos por el principio:

Elección del hospital: vivo en Tarragona, el hospital que me correspondía era el Joan XXIII.  Fui a las charlas que imparten para hablar de las instalaciones y protocolos y la verdad salí encantada, parecía que iban encaminados a partos respetados… todo parecía ideal. Al acabar la charla, pregunté en mi caso concreto, de cesárea previa hace 2 años y medio, y su cara cambió totalmente y me dijo que en ese caso lo más seguro es que me tuvieran que ayudar de alguna forma. A partir de ahí me hice lista muy muy larga de preguntas para preguntarle a mi matrona, y de algunas no obtuve respuesta y de otras (mi matrona súper sincera) la respuesta esperada, pero para mal. Después de tanta pregunta, lo único que me tiraba para quedarme en este hospital era el tema de que tenían unidad intensiva de neonatos . 
El otro hospital que teníamos en mente era el hospital de “El Vendrell”, que es un hospital respetuoso 100%, libre movimiento, opciones para paliar el dolor de forma natural, esperar tiempos… pero sin los cuidados intensivos. 
Entonces bueno, después de leer libros, leeros a vosotras, muchos partos.. hice la siguiente reflexión: a menos intervención, menos problemas…. Así que el porcentaje de necesitar unos cuidados intensivos yendo al hospital respetuoso eran mínimos!! Así que fuimos a la charla estando de 36 semanas y nos explicaron que si no éramos de ese hospital, lo mejor era pedir una consulta con la matrona, que abrieran el historial, preguntar las dudas, hacer el plan de parto y ya los últimos monitores de la semana 41 hacerlos allí. Así que sin pensarlo mucho, fui a esa cita y.. Ya teníamos hospital!!!

JUEVES 25 DE OCTUBRE a las 23:30 (39+2)

Nos habíamos dormido sobre las 22:30, ese día cenamos muy pronto porque mi Iris, mi niña de dos años y medio, no había echado siesta, asique cena pronto y a dormir.

Me despierta a las 23:30 un CHOF dentro de mí, me levanto y noto líquido q va cayendo. Voy al baño, me levanto y me va cayendo el líquido por las piernas... me siento y para. Tengo dudas si es una fisura o una rotura de bolsa. Despierto a mi marido y le cuento. No sé qué hacer porque tengo streptococo positivo y tendría que ir a que me pusieran el antibiótico. Además, pienso que no debería esperar hasta la mañana siguiente para ir, porque alguien tiene que venir a quedarse con la niña, y mejor avisar a esa hora que no a las 3 o 4 de la mañana… Lo que hago es que llamo al hospital para preguntar qué hago y me dicen que vaya para poner cuanto antes el antibiótico. Así que llamamos a una amiga, vino a dormir con mi niña, llamamos a mi madre porque vivimos lejos y tenía q coger el AVE para poder venir estos 4 días que tiene de permiso para quedarse con la niña. Terminamos de preparar las bolsas con tranquilidad y nos vamos.

Llegamos sobre la 1, me ponen monitores una hora y pico, noto contracciones pero no son de parto, solo como punzadas a cada rato. Me llevan a una sala de dilatación porque no hay camas en planta, me miran y efectivamente es bolsa rota. Me explican lo que haremos: de momento descansar toda la noche, y al día siguiente ir a planta cuando haya cama libre y pasear, subir y bajar escaleras, pelota de pilates, para intentar que aparezcan las contracciones. Me pusieron el antibiótico (y ya cada 4 horas ) y me explican que se puede esperar 18-24 horas desde que rompí la bolsa y después según el caso, se elegiría la forma más segura de proceder.

No dormí nada, tenía contracciones cada 5 min (pero de las preparatorias), por la mañana nos fuimos a planta. Toda la mañana paseando y subiendo escaleras, tenía contracciones cada 2-3 min.  Luego cada 4 min…Después de comer se pararon y tenía cada 6 min/ cada 10 min.. etc Nos llaman a eso de las 16:30 para volver a la sala de dilatación. Sigo tranquila, ya estamos aquí , sabemos a lo que hemos venido y me siento segura con el hospital. Sé que todo va a salir bien o que harán todo lo posible para intervenir al mínimo.

Llegamos a la sala de dilatación… y allí nos espera un ginecólogo (esto se ha quedado en una pura anécdota, y menos mal!!). Bueno, cabe señalar que estoy operada de escoliosis. Me mira la espalda, me hace hacer algún movimiento y concluye que, quizá cuando la bebé esté para encajarse, no pueda por si mi pelvis tiene alguna desviación… me quedo con cara de flipar y después añade que con cesárea previa , si lo había pensado bien, que tengo la oportunidad de tener otra cesárea y no pasar por las contracciones y todo lo que podría conllevar el parto natural. Que tiene bastante riesgo de ponerse fea la cosa y acabar en cesárea de urgencia. Yo la verdad que estaba alucinando y con ganas de llorar. Aparece Miriam la comadrona, y dice “ya estoy aquí!!! Perdóname, qué le has dicho? Ya has venido a asustar a la mami?????” … y yo con cara de circunstancia. Total que el gine se va y ella me dice que por favor olvide todo, que ha sido un sueño, que siente mucho lo que me ha dicho y que no voy a volver a verle porque todo va a salir bien, así que por favor me olvide, que puedo parir, que TODAS podemos hacerlo, que lo de la espalda era una tontería y lo de la cesárea previa más. Así que como yo estaba bastante concienciada, hice el esfuerzo de olvidarme de aquello.

Habían pasado 18 horas desde q rompí la bolsa, así que Miriam me explicó que íbamos a hacer un tacto y poner monitores y ver qué hacíamos. Me hizo el tacto, ella siempre me preguntaba si estaba lista para hacérmelo y me pedía permiso para hacerlo y disculpas por si hacía daño.  Me dijo que había dilatado un poco, que el cuello era muy corto y que eso era muy bueno. Me pusieron monitores, pero tenía contracciones cada 10 min y eran de preparto yo creo porque no dolían nada.

Como estaba de 2 cm y medio y cuello muy corto me dijo q se descartaba el propess, y que comenzaríamos con oxitocina dosis muy muy bajas. Le digo si no podemos hacer otra cosa y me explica muy bien explicado todo el proceso. Tardo porque tengo miedo y lo expreso, pero acepto y hasta que no doy el consentimiento no lo pone. Son las 18:00. Viene la anestesista porque con el tema de la operación de escoliosis aunque no tengo intención de poner la walking epidural (aquí solo ponen esa) de primeras, nunca se sabe si voy a ser capaz de aguantar todo el proceso y me dice que viendo la radiografía que sí podría ponerse en principio sin problema así que me quedo más tranquila por si acaso.  Me dice Miriam que me vaya de paseo, con los monitores inalámbricos y la oxitocina también q es inalámbrico. Empiezan las contracciones!!!! Recorremos el pasillo unas 3 veces ida y vuelta y cuando me viene la contracción me agarro a mi marido e intento hacer movimientos amplios circulares. Tuve unas 5-6 y decidí volver a la habitación porque así de pie como que me temblaban las piernas y pensé que había q ir probando posturas ahora que aún no eran muy dolorosas para buscar la que mejor me iba. Me senté en la pelota de pilates y estuve un buen rato, las contracciones eran cortas y el espacio entre una y otra me daba tiempo de momento a estar a mi aire con el móvil. Teníamos música puesta movida y cantaba mentalmente las canciones.

A eso de las 19:30 ya dejé de lado el teléfono, dejé de mirar el Whasap, Facebook… empezaba ya lo bueno y tenía que concentrarme al máximo en las respiraciones. Estuve un rato a 4 patas en la cama con la cama subida de arriba y las iba pasando bien, me concentraba en respirar y en hacer movimientos amplios. A las 20 viene Miriam ( q iba y venía de vez en cuando), me dice que voy genial, que siga así, y me dice que tiene un presentimiento y es que todo iba a salir estupendamente y le digo … ¿pero esto tiene un pero? Y me dice ... sí, que acaba mi turno, pero ahora viene Cinthia… y estate tranquila que ella te va a ayudar .

Se marcha y viene Cinthia, se presenta, y me dice que hay que subir un poquito la oxitocina… yo le digo que no, que me da miedo, que no quiero contracciones más fuertes, que no voy a poder con ello. Ella me explica con mucha paciencia que tiene que subirlo, que ya hay que seguir, que no lo podemos parar… le vuelvo a decir que tengo miedo, ella vuelve a explicarme… yo insisto… empiezo a ponerme un poco nerviosa por pensar en lo que pueda venir pues las contracciones iban a empezar a ser más dolorosas y cada menos tiempo. Ella me explica que tengo opciones, que puedo acompañar el dolor o aminorarlo con la walking epidural, me lo pienso y decido acompañar el dolor (de momento).

Empiezan contracciones más fuertes, me vuelvo a poner en la pelota apoyada en la cama haciendo movimientos amplios. Se me mueven las correas porque me muevo mucho  y vienen varias veces a colocarlas, siempre con mucho amor.  Empiezo a encontrarme agotada y con frío, llamamos y me toman la tensión, está todo bien y pregunto si puedo dormir entre contracciones o se pararán… me dicen que si quiero dormir y puedo, que lo haga.  Me traen algo para taparme porque estaba helada y al rato empiezo a encontrarme mejor del frío.  Entre tanto viene Cinthia y me dice que se tiene que ir a una cesárea urgente, le digo que no se vaya por favor y me explica que es necesario, que yo estoy bien y voy genial, que lo estoy haciendo de maravilla y que siga así, me dice q me va a bajar la oxitocina un poco, para que le de tiempo de volver. Así que por un lado me alivia pensar que me va a dejar un ratito de relax con contracciones un poquito más débiles. Pero la verdad que no paran, siguen igual y van cada vez a más (mi cuerpo se ha puesto de parto, pero yo no lo sabía aún, pensaba que seguía el ritmo bajo de la oxitocina).

Me duermo entre contracciones apoyándome hacia atrás sobre mi marido. Cuando viene la contracción, me concentro en respirar y moverme en la pelota y mi marido me hace masaje en los riñones. No las noto demasiado largas, de 30-40 s y descanso de unos 2 min. Mientras tengo la contracción me repito mentalmente, “empieza y duele, pero termina y puedo descansar “, “ya queda menos, puedo hacerlo”. Así estamos bastante rato, igual hasta las 22.

Mi marido decide irse a comer algo rápido y me quedo sola. Decido tumbarme en la cama y pasar las contracciones como pueda, pero necesito descansar. Me tumbo y me duermo entre contracciones otra vez. Cuando llega mi marido las contracciones ya son más intensas, decido ponerme a 4 patas de nuevo, y llamamos porque el dolor se ha intensificado bastante. Me dicen cómo pasar las contracciones. Noto ganas de ir al baño a hacer de vientre, le digo a mi marido q desenchufe los monitores y la oxitocina que no aguanto. Me dice que no puede, y me arranco los monitores. Voy al baño, y hago... vuelvo a la cama como puedo, paso una contracción, tengo que volver al baño, vuelvo a hacer, le digo a mi marido que llame, que no puedo más, que necesito la anestesia o me voy a morir. Me dice que sí que sí pero no llama, y cuando acaba la contracción me pregunta si realmente quiero llamar, le digo con una sonrisa que no. Pero aun así le digo que llame porque necesito, ganas locas de empujar y tienen que colocar los monitores porque los arranqué.  Esas contracciones que llegaron las pasé como pude a 4 patas en la cama y ya era imposible seguir con las respiraciones rítmicas, pierdo el control y me revuelvo en la cama. Viene Cinthia y flipa, me dice que aún le queda un poquito, que ya es poco. Le digo que siento ganas locas de empujar, y me dice que lo haga, le pregunto si de verdad puedo hacerlo porque me da miedo hacer daño a mi bebé y ella me dice que sí, que sin problemas, que haga caso a mi cuerpo. Le digo lo de la epidural y me dice que la anestesista está en paritorio. ( todo este paripé de no hacerme caso con la epidural, es porque yo ya había avisado de que no me hicieran mucho caso. En el momento las odié un poco, pero ahora lo agradezco ejeje).

Llega Cinthia al finnnnn!!!!!! Me hace tacto y estoy en completa!!!!!! Yo la verdad que en mi cabeza pensaba que aún quedaba por el tema de que había bajado la oxitocina, pero por otro lado no podía más y notaba las ganas de empujar entonces estaba confusa, no sabía bien qué había pasado y ella me explicó que la oxitocina dejó de hacer efecto pero que mi cuerpo se había puesto de parto.

Yo lloro, me dice si quiero tocar la cabeza y le digo que sí. Le suplico que no se vuelva a ir, y me dice que no, que ya no se va, que ya se queda conmigo, ella y la auxiliar. Me ponen un espejo para verlo y no me lo creo, no me creo que ya quede tan poco, me envalentono, se me pasa todo el sueño, todos los dolores,  TODO. Me dice que vamos a comenzar con el expulsivo, que elija posición, y que también traerán la silla de partos, que me ponga como quiera. Sinceramente, lo que menos ganas tenía era de moverme la verdad, así que les dije que prefería quedarme como estaba.

Estaba tumbada en la cama boca arriba con las piernas abiertas, una apoyada en la cama doblada y la otra como más hacia un lado. Viene la contracción y me agarro fuerte del brazo de mi marido (pobrecito), y empujo, va saliendo la cabeza, así tuve varias contracciones y poquito a poco iba saliendo la cabeza. Despacio, sin prisa, poco a poco. Ellas me decían que lo estaba haciendo genial, que me tomase mi tiempo. Hubo una contracción que grité y me dijeron que mejor no gritase para que no se me fuera la fuerza por la boca y que me concentrase en empujar con fuerza. Así que así hice, ya la siguiente contracción empujé con todas mis fuerzas y vi en el espejo y noté cómo salía la cabeza entera, me avisaron que iba a notar quemazón, y sí que lo noté, pero era soportable, creo que por la emoción de verla a la vez que empujaba. En la siguiente contracción salió el cuerpo entero. Son las 23:59 J

Me la ponen al pecho, justo antes del expulsivo me animaron a quitar el camisón para luego hacer piel con piel. Le cambiaron varias veces las toallas calientes, esperamos un rato largo a que dejase de latir el cordón y le ofrecieron cortarlo a mi marido, que no quiso, y entones lo corté yo . Alumbré la placenta sin enterarme, nos la enseñaron.

Me miraron y me dijeron que había un poquito de desgarro y que sangraba un pelín, q iban a tardar en coserme pero que lo iban a hacer a conciencia. Así que tardaron 40-50 min, por dentro eran bastantes, pero por fuera solo dos. Tardaron mucho porque no veían bien porque salía un poco de sangre. Me pusieron varias gasas y tuve que quedarme un rato quieta y después ya me las quitaron y todo perfecto. Hicimos piel con piel, se agarró al pecho como a la hora o así de haber nacido y estamos teniendo lactancia exitosa.  Nos marchamos a planta y allí se la llevaron a eso de las 5 de la mañana un minuto a pesarla y medirla. Luego volvió con nosotros, seguimos con el piel con piel y ya al día siguiente a medio día la vestimos.

Quiero agradecer a todas las matronas que me atendieron, a Neus, que aunque estuvimos poco tiempo fue muy amable y cariñosa, a Miriam, que nos hizo reír con sus expresiones  y lo bien que nos lo explicó todo y lo respetuosa que era, y a Cinthia que fue súper paciente y cariñosa.

Agradecer a mi marido, que estuvo ahí aguantando todo, malas posturas, que le hablase mal en algún momento, esperando paciente en silencio y acompañándome con sus masajes.

A mis buenas amigas Minerva, por ocuparse de mi niña mayor,  a Viviana y a Alba por darme fuerza, y ayudarme a confiar y a empoderarme. A Irene e Isabel, que me han ayudado con todas las dudas y aconsejado en toma de decisiones. A todo el equipo de El Parto es Nuestro, que leyéndoos, he ido formándome e informándome para poder tener este parto tan querido y deseado, de la forma más respetuosa en el mejor sitio que podría haber elegido.