870. Parto complicado. Hospital de Barbastro

Sobre: 
Parir en tiempos Covid-19
Parto Vaginal (PV)
Parto Inducido
Parto Instrumental (PI)
Episiotomía
Maniobra de Kristeller
Reclamación / Agradecimiento
Categoría: 
Parto
Lugar de parto: 
Hospital de Barbastro
Lugar: 
Huesca
Año: 
2021
Todo comenzó cuando en la semana 35, fuimos a control y el tamaño no era el esperado. Así que nos desvían a monitores.
Nos citan en 3 ocasiones para control, dos de ellas el peso iba creciendo normal. Y de repente, en la última cita. El peso disminuye 200gr. 
Debido a esto, “recomiendan” inducción. Con la siguiente frase, si decides continuar con el embarazo será bajo tu responsabilidad y ateniéndote a las consecuencias. 
Ante, estas palabras, decidimos ir a por la inducción, al día siguiente, ya que vivimos a 100km del hospital de Barbastro.
Al día siguiente, lo primero de todo fue un tacto, y la colocación del propex. 
Durante 24h, nos fueron controlando en monitores cada 3h. 
Hasta que al día siguiente, pasamos al gotero de Oxitocina sintética, ya que el parto no se desencadenó.
Durante el proceso de dilatación, comenzó a las 10-11h de la mañana hasta las 15.10 que dí a luz, se me sometió a unos 8 tactos vaginales, si no fueron más…
Primero la matrona y luego la niña de prácticas, sin previamente preguntar si me parecía bien, los dos tactos seguidos.
Esta acción, en los últimos momentos de expulsivo, desencadeno un fuerte dolor, y me tuvieron que reforzar la analgesia.
La matrona, al principio se las daba de experta, diciendo que no iba a llegar a paritario. Que según iban las cosas iba a dar a la luz en la sala de dilatación.
Pero la cosa, se fue complicando.
Empezó el sufrimiento fetal, y me trasladaron corriendo al paritario. 
El proceso de episiotomia se me realizo 2 veces, primero por la niña de prácticas y luego por la matrona.
Posteriormente la matrona se me tiró en el costado en varias ocasiones.
Y finalmente, sacaron a mi niño con el kiwi.
Cuando llegó la ginecóloga de guardia al paritorio, se quedó mirando a las 2 enfermeras, con cara de… “os habéis lucido” 
No dijo palabra, pero se le vio la expresión, pese a que llevaba mascarilla. 
Y procedió a empezar a arreglar el deshecho, durante un buen rato estuvo cosiendo.
Esa fue, la única suerte de mi día. Que aquella mujer, me cosió a conciencia, y a día de hoy no experimento incontinencias, ni dolores….
 
Tras el parto, experimente parálisis facial. Bajo mi punto de vista, desencadenada por la experiencia vivida.

En mi historial, mi parto está catalogado como parto complicado. 
Yo lo catalogaría, como violencia obstetrica.