369. La historia de Pili en el Hospital Universitario de Burgos

Sobre: 
Parto Vaginal (PV)
Parto Inducido
Parto Instrumental (PI)
Maniobra de Kristeller
Categoría: 
Parto
Nombre padres: 
Pili
Lugar de parto: 
Hospital Universitario de Burgos
Lugar: 
Burgos
Año: 
Desconocido

Tengo 34 años y tengo ya dos niños nacidos en el HUBU (Hospital Universitario de Burgos). Mi hija mayor, tiene ahora 2 años y fue un parto por cesárea porque venía de nalgas. De este "parto" no guardo mal recuerdo, pero se me que quedó la espinita clavada de un parto normal, de que su padre no pudiera haber disfrutado de su nacimiento... 

Cuando me quedé embarazada por segunda vez , tenía la esperanza y casi el convencimiento de que esta vez iba a ser diferente. Leí y me informé mucho y partiendo de que esta vez el bebé venía bien colocado, tenía la ilusión de que fuera un parto normal, de esos que ves en la tele tan emotivos....pero, que diferente iba a ser todo. 

Tuve un embarazo normal sin complicaciones. A medida que me iba acercando a la FPP , ya sobrevolaba la sombra de una inducción. Mi ginecóloga me decía que me daba exactamente una semana más para ponerme de parto sola, yo le preguntaba porqué eran tan estrictos, ya que no tenía ningún sentido si el bebé estaba bien..."es que después ya son fiestas de semana santa y no vamos a esperar para inducirte para entonces" -me contestó ella-  yo simplemente alucinaba y la verdad que en ese momento no supe que contestar. 

Afortunadamente me puse de parto sola, 2 dias después de la FPP. Esperé todo lo que pude en casa con intención de pasar la mayor parte de la dilatación en casa y evitar protocolos innecesarios. Después de 12h con contracciones fuí al hospital pero había dilatado muy poco y me fuí de nuevo a casa. 7 horas más tarde regresé, con contracciones cada 5 min y con lo que parecía una fisura en la bolsa, porque iba perdiendo pequeñas cantidades de liquido en cada contracción. 

El personal que me atendió esa tarde fue muy respetuoso y en ningún momento me hicieron sentir mal. Yo iba de un lado a otro de la sala intentando sobrellevar lo mejor que podía las contracciones. Me preguntaron si iba a querer epidural y yo contesté que no lo descartaba , pero que por el momento no la quería- "tranquila, si cambias de opinión ,me avisas". 

Poco después vino la matrona y me dijo que enseguida iba a venir el cambio de turno y que la siguiente matrona ya me revisaría si había roto ya bolsa y demás. -"Suerte!!"- me dijo cuando se marchó y la suerte se fue con ella.. 

Entró la nueva matrona del turno, no se presentó, pero sé que se llamaba M. por como la llamaba una compañera. 

Lo primero que me dijo es si iba a querer epidural (la otra matrona ya le habría comentado que estaba de 5 cms) y yo la contesté que no sabía...."pues si la quieres tiene que ser ahora, ya después no te la podríamos poner, además puede que estés otras 5 horas hasta que acabes de dilatar por completo, tú sabrás... esto es la diferencia entre quitarte una muela con o sin anestesia". 

Ya tenía contracciones cada minuto y me sentí tan asustada de poder estar 5 horas más así que la temible predicción de la matrona empezó a martillearme fuerte en la cabeza y le pedí la epidural.

Le dije "que pena!! ahora ya no voy a poder moverme para ayudar al bebé a encajarse" y me contestó "claro que no, pero que sepas que eso de andar no sirve para nada, que lo que hace que tu bebé descienda son las contracciones". 

En el fondo creo que ya sabía que había hecho mal, algo en ese momento se torció y sabía que la epidural podría desencadenar en actuaciones que tan poco deseaba...además, esa matrona me incomodaba, no me fiaba de ella y empecé a ponerme nerviosa porque veía que se me escapaba la situación de las manos... 

Perdí la noción del tiempo pero sé que apenas tardó el anestesista en llegar a ponerme la epidural. Tampoco se presentó, tan sólo me dijo que me sentase y que le avisase si sentía una contracción -"curva la espalda, tranquila que no te va a doler" y me dijo que iba a sentir calor (o quizá frío?? ya no me acuerdo) , sólo recuerdo la sensación de estar equivocándome, de darles a ellos el poder y recuerdo como bromeaban entre ellos. El anestesista me pregunto algo, no recuerdo qué y yo me quedé en blanco... 

Recuerdo haberla preguntado a la matrona (no se en que momento) por "el protocolo de parto"; si siempre ponían epidural, oxitocina... y recuerdo perfectamente como le incomodaron esas preguntas, básicamente sus respuestas eran que siempre que fueran conveniente....."yo sólo quiero que me vayais informando de todo, por favor, no quiero enterarme de las cosas a posteriori" -dije yo-. 

Yo sabía perfectamente lo que era un plan de parto, aunque al final no llegué a hacerlo porque pensaba que exponiendo tus preferencias antes del momento clave y confiando en la profesionalidad del personal que te atendiese sería suficiente. 

Ella me decía -"fijate!! hay chicas que vienen con un plan de parto!! un plan!! para decirnos a nosotros lo que tenemos que hacer!!"- yo contesté que venimos a una situación nueva, normalmente asustadas y que nos gustaría que nos avisasen y nos dijesen porqué se nos hacen las cosas, eso debería ser lo normal no??. A ella se la iba transformando el rostro... 

Justo antes de ponerme la epidural me dice; 

- "tumbate que te voy a poner esto" (ella se refería al sensor que les ponen en la cabecita a los bebés para monitorizarles. Lo sabía porque en las clases de preparación al parto nos habían hablado de ello, pero en el momento clave, creo que no es la manera más adecuada de informar a la parturienta ordenando y sin explicación ninguna) 

- "ay!! pobrecito mi niño!!"-contesté yo- 

-"pero si esto no les duele!! 

-si claro!! si se pudiesen defender.... 

-"venga tumbate" 

-puedes esperar?? ahhhhhh me está dando una contracción!! 

-venga venga...si es un momento... 

y antes de que me diese cuenta ya me había metido la mano para monitorizar al niño...en ese momento se rompió la bolsa y note como todo el liquido caliente se derramaba....podría ser previsible, pero yo no me lo esperaba y ella no me lo recordó.....la puerta de la sala estaba abierta... y recuerdo que estaba allí espatarrada, y gente entrando y saliendo. Me encontraba totalmente desvalida, expuesta, asustada..... Yo pensaba; "no no no...esto no es lo que yo quiero....no así... "

-"por favor, me podrias cambiar el salvacamas?? estoy empapada -le dije a la matrona-

-"es que en cada contracción irás perdiendo más liquido" 

-" no me irás a dejar mojada..." 

-"..............." 

y me lo cambió con el morro torcido. 

Se fue, pasaba el tiempo (no se cuanto ) y entraban de vez en cuando para mandarme cambiar de postura.. 

-"ponte del otro lado" 

-" que pasa?" 

-" que a tu bebé no le gusta esta posición..." 

(parece que el bebé estaba teniendo bradicardias por contracciones muy intensas). 

-"pero... ¿¿estás tranquila?? 

-"si lo estáis vosotros yo también"- dije yo- (aunque reconozco que ya había estado llorando, estaba muy nerviosa) 

Entra la matrona y los gines y murmuran entre ellos. Me ponen algo en el gotero. 

-"Que me poneis? 

-"Algo para pararte un poco las contracciones..." (era prepard) 

Y yo pensaba y porque tengo yo que ir preguntandolo todo el tiempo??? su deber es informarme.. 

Se me empieza a despertar un lado del cuerpo. Llamo a la matrona para decirselo aunque se que no tiene arreglo.. y me dice con sorna "no querías parir sin epidural???" 

Vuelve a explorarme, dice que estoy de 8 cms y creo que sólo ha pasado una hora del cambio de turno....si hubiese esperado sin ponerme la epidural... 

Me dice; 

-"Ahora tienes que empujar" 

-"pero...cómo?? si aún estoy de 8 cms!! 

-"voy a ayudarte" 

-"que me vas a hacer??-pregunto asustada, creo que hasta la pare una mano.. 

-"que voy a ayudarte!!- me contestó como "cansada" de las quejas de una niña pequeña. 

Recuerdo perfectamente esa sensación, infantilizándome por completo,diciéndome las cosas con altivez (ordenando que no informando). Solo la faltaba decirme que me atuviera quieta y callada, que la que mandaba allí era ella. Por supuesto esas no fueron sus palabras, pero me trasmitían esa información continuamente.

Metió el puño...yo no sentía nada pero la veía girar el brazo, con el gesto como cuando alguien "atornilla" algo. Luego me enteré que coloquialmente eso se llama "batir chocolate" y era para acabar forzosamente la dilatación.

No me pidió permiso, simplemente lo hizo, incluso viendo mi rostro asustado. No tengo ni idea si eso era necesario o no, supongo que no...yo tenía continuamente la sensación de que quería acabar conmigo pronto, pero yo no tenía ninguna prisa... 

-"Mira, ahora parirle depende de ti. Hay 3 planos por los que el bebé tiene que descender antes de salir, ahora el niño está en el segundo plano y tienes que empujar...eso se llama expulsivo pasivo" -me dijo- cuando notes una contracción o si no la notas miras el monitor empujas, puedes hacerlo hasta 3 veces en cada contracción" 

Y se fué.... SE FUÉ!! 

Yo no sabía si eso era normal o no, pero me había dejado sola!!! empujando y sin saber yo si lo estaba haciendo bien o no, si iba bajando el niño o no, si respiraba bien o no, si empujaba mucho tiempo o no.....fue una sensación horrible de desamparo y yo no dejaba de llorar. 

Mi marido estaba también asustado pero ninguno de los dos sabiamos que hacer. Él fue el único que me dijo en todo el proceso "cariño, lo estás haciendo muy bien, sigue así, un poquito más" y en el fondo él no tenía ni idea de si eso era cierto o no, intentaba infundirme ánimos. 

Yo lloraba y lloraba y cada vez más nerviosa... 

En el siguiente recuerdo que tengo, los gines estaban allí y creo que también los pediatras. 

Me pidieron que empujara, era mi primer pujo visto por ellos y yo lo hice exhalando aire....
-"¡¡¡Así no!!! ¡¡¡¡¡que se te va toda la fuerza!!!! -decían las gines-(¡¡¡y yo que sé!!!! era lo que me pedía el cuerpo).
 
De repente oí a alguien decir; "pero...¿está empujando?". Ahí me sentí realmente mal, una completa inútil.
Al parecer yo empujaba, el niño bajaba y volvía a subir. tengo ya mis dudas de si realmente empujaba siempre cuando me decían o solo aguantaba la respiración...Es una sensación extrañísima, de no saber controlar tu cuerpo debido a la epidural (y al miedo).
 
-"Te vamos a tener que ayudar, id preparando los fórceps" (se me puso el corazón a mil) 

-"noooo por favor, fórceps NOOOOO"- decía yo sollozando- por favor, intentadlo de otra manera!!!" 
-"los fórceps son la manera más efectiva de sacar al niño..." 

-"ES QUE NO QUIERO FÓRCEPS!!!"-grite yo- 

-"vamos a intentarlo con ventosa.." 

Yo veía como una de ellas metía una y otra vez la mano, quizá para ver la posición de la cabeza del bebe. Una de ellas se puso a mi lado y me meneo la tripa con energía (Kristeller SIN consentimiento)

Oía el sonido de algo que perdía el vacío. Era la ventosa, se agarraba a la cabeza de mi niño y se soltaba... 

-"nada, no se puede...sacad los fórceps"-dijo una gine, y acto seguido alguién dijo , ¿das tu consentimiento para los fórceps? 

-si...claro...-dije yo con la boca pequeña.No me hablaron de otras opciones , quizá cesárea, no lo se.... 

-"avisadla de cuando la vayais a hacer la episiotomía"- dijo la matrona (avisadla, pero no informarla...episiotomía SIN consentimiento). 

 
No recuerdo con claridad si me pusieron oxitocina...pero creo que sí (confirmado que SÍ al revisar mi historia clínica. Claro, no lo recordaba porque de nuevo NADIE pidió mi consentimiento)
Sacaron a mi niño mientras yo lloraba. Alguien me dijo "puedes tocarle ehhhhh" (no me gustó el tono) y yo extendí una mano, sólo me dio tiempo a rozarle y un dedo se me quedó impregnado de vermix, esa mantequilla caliente que tanto deseaba notar en mi pecho...y se le llevaron los pediatras a revisar, eso si, en la misma sala. 

Al sacarle, alguien dijo "uy!! que cordón más corto!! y salió el niño y la placenta a la vez. Quizá sea esa la razón por la que el bebe no acababa de bajar y rebotaba cuando paraba de empujar, nadie me lo confirmó. 

De nuevo alguien me dijo, "puedes dejar de llorar noooooooo??, supongo que eso tampoco les agradaba a ellos. 

 

Otra gine dijo "si es que no se puede venir con ideas preconcebidas..." 

(¡¡¡Vaya!!!!...no puedes venir con la idea de que el personal va a a ser atento y respetuoso, incluso dulce en uno de los momentos más importantes de tu vida, no puedes venir con la idea preconcebida de que van a explicarte en todo momento que te hacen y porqué y a que tengo mis derechos como paciente, no puedes venir con la idea preconcebida de que te van a dar ánimos y van a ayudarte a sacar todo tu coraje en lugar de hacerte sentir en un ambiente hostil, no puedes venir con la idea preconcebida de que un parto instrumental te deje tu ánimo, tu ilusión por los suelos y eso.....me lo robaron).

Mi marido entró (por supuesto no presenció nada) contento y llorando de emoción por el nacimiento del niño, me dió un beso. 
Me trajeron al bebé y me le pusieron al pecho, pero yo no sentí más que lástima, por el niño y por mí, nos habían robado nuestro momento. Sentía que era el más precioso del mundo, pero estaba tremendamente triste. 

Mientras me cosían. Episiotomía y desgarro. Nadie me quiso decir cuantos puntos tenía, yo les dije que tenía derecho a saberlo, aún así nadie contestó....Después, un taponamiento vaginal con multitud de gasas porque no paraba de sangrar. Lo que recuerdo como una tortura. Lo tuve durante 12 horas y era tal presión que pensaba que me reventaba algo por dentro. 

-"Enhorabuena"-dijo una gine, sin mucho entusiasmo y se marcharon... 

-"gracias...."- dije yo , con el corazón roto... 

Yo sólo quería salir de allí y perderlas de vista.

En la planta, el trato fue más amable, aunque cuando al día siguiente pedí que por favor me quitaran el tapón vaginal ,el gine que me atendió me hizo el comentario de que las mujeres de antes parían más y se quejaban menos...no fueron exactamente sus palabras pero el trasfondo era ese. Vaya... no tenía derecho ni a sentir dolor ni a quejarme después de todo lo que había pasado. 

Otro gine me hizo una pregunta poco afortunada ¿mejor esto que la cesárea a que sí??- "claro que no!!! (pensaba yo en todo lo que me habían hecho sufrir emocionalmente) y no me ha atendido nada bien la matrona...." y ahi se quedó todo,nadie pregunto ni que matrona, ni porque me había sentido mal....NADA 

Cada vez que oigo el relato de un parto, sea el que sea, se me hace un nudo en el estomago...inmediatamente mi ánimo cambia y me quedo callada aguantándome las ganas de llorar..... 

 
A dia de hoy y gracias a las listas, me he animado a reclamar, a quejarme , para que les quede claro el daño que hacen moralmente en esos momentos tan delicados. Quiero REMOVER CONCIENCIAS. 
 
Mi historia ya no se puede cambiar, pero al menos espero que todo lo que estoy haciendo sirva para todas las futuras mamás, que no pasen por un trato que las puede dejar marcadas de por vida. Porque todo esto tiene que CAMBIAR y yo, intento aportar mi granito de arena.
 
Espero que mi relato haga pensar a las mujeres que todo puede suceder ,pero que hay que EMPODERARSE y hacernos dueñas de nuestros parto, que para eso es nuestro cuerpo, nuestro bebé, nuestro ÚNICO e IRREPETIBLE momento.
 
Un abrazo muy fuerte y gracias por leerme.