603. Embarazo y parto con ENDOMETRIOSIS

Sobre: 
Parto Vaginal (PV)
Categoría: 
Parto
Nombre padres: 
MAMÁ CANARIA
Lugar de parto: 
Huc Tenerife
Lugar: 
Tenerife
Año: 
2017

Me gustaría contar mi historia de embarazo y parto. Si hay alguna chica en mi situación debe saber que hay esperanza.

En enero de 2013 me quedé embarazada pero a las ocho semanas tuve un aborto espontáneo. Nunca supe la causa.

En septiembre volvemos a la búsqueda y, de repente, me empiezan unos dolores muy fuertes en la zona del ovario izquierdo que me tiraba hacia la espalda.

Después de muchas pruebas e incertidumbre, ya que pensaron que podría tratarse de un tumor maligno, me diagnosticaron endometriosis.

Tenía un quiste de 10 cm en el ovario izquierdo además de adherencias que me producían unos dolores insoportables.

Estuve en tratamiento farmacológico durante seis meses a ver si desaparecía el quiste pero solo disminuyó 3 cm.

Durante esos seis meses no podía quedar embarazada porque el tratamiento farmacológico inhibía la ovulación. Mi ginecólogo consideró pasar directamente a reproducción asistida para aumentar las posibilidades de quedar embarazada cuanto antes, dado que en cada periodo menstrual la endometriosis empeoraba.

El tratamiento de fertilidad no funcionó. Sólo pudieron acceder a uno de los ovarios ya que el otro lo tengo detrás del útero debido a la endometriosis Y sólo consiguieron sacar un óvulo que fecundó y me lo transfirieron pero no se implantó.

Posteriormente me operé por laparoscopia de la endometriosis y debí esperar tres meses para el siguiente tratamiento de fertilidad. El siguiente tratamiento me produjo una hiperestimulación ovárica por lo que hubo que cancelarlo. Y, otra vez, esperar dos meses. El tercer tratamiento de fertilidad, también me produjo hiperestimulación pero consiguieron sacar 25 óvulos de los cuales fecundaron 18. Debido a la hiperestimulación no pudieron transferirlos en fresco y los congelaron. A los dos meses me transfirieron dos embriones congelados pero no se implantaron.  

Entonces decidí, en el mes que tenía de descanso, controlar la ovulación con tiras que compré por internet e intentarlo de forma natural ya que era la primera vez que estaba sin medicación que pudiera inhibir la ovulación.   

Y me quedé embarazada. No me lo podía creer.

Estaba inmensamente feliz.

Estuve las 12 o 14 primeras semanas con nauseas y un poco de malestar.

El screening me dio fatal: 1:13 para down. Por ello me derivaron al hospital para hacer la anmiosentesis. Pero allí una ginecóloga nos habló de la prueba de ADN  fetal, prueba no invasiva y sin riesgos. Hicimos la prueba y salió bien.

A pesar del susto inicial viví un embarazo maravilloso en el que hice mucho ejercicio además de intentar estar tranquila y feliz.

La mañana de un martes de febrero de 2017 me levanté un poco rara del estómago. Pensaba que algo me había sentado mal.

A las 12:00am me dio un pinchacito leve en la espalda y pensé que era de dormir mal y me di una ducha calentita.

A las 12:30h me dieron algunos cólicos muy leves, como de regla. A las 13:00h los cólicos iban siendo algo más dolorosos, por lo que empecé a controlar el tiempo entre ellos,  por si fueran contracciones. A las 1:10 las contracciones eran cada 8!minutos. A las 13:40h eran cada cinco minutos y a las 14'00h eran cada tres minutos. Aunque yo pensaba que todavía no estaba de parto porque, aunque eran muy seguidas, no me parecía tan dolorosas como para estar de parto. Le dije a mi marido que en cualquier caso iríamos al hospital, por si acaso. Recuerdo que mi marido cogió los bolsos y yo pensé: total, para qué, si nos van a volver a mandar a casa.

Hasta el Hospital hay aproximadamente 20 minutos que se me hicieron eternos dado que estando sentada me dolía más. Llegando a la puerta de urgencias, se rompió la bolsa y cuando me bajé del coche pude ver en el suelo que tenía un poco de meconio. A las 2:30 me hicieron un tacto y estaba dilatada 5 cm. Ya el dolor era bastante más acusado por lo que pedí la epidural. Desde la consulta hasta el paritorio no pasaron ni 10 minutos y, cuando me volvieron hacer el tacto, ya estaba en dilatación completa.

Las dos matronas que me atendieron fueron maravillosas. Me dejaron elegir como ponerme en cada momento, me trataron con un cariño excepcional a mí y a mi marido. 

Yo les decía: ay que mi niño tiene la cabeza grande y no va a salir!! Jajajaja(en la última eco me dijeron q medía 9,8cm la cabeza y que podía dificultar el parto).

Las matronas me tranquilizaban diciendo que no pasaba nada y que no pensara en eso, que me concentrara en mi bebé. 

La epidural, obviamente, no dio tiempo a emplearla, cosa que, ahora, me alegra. Mi niño nació a las 4:00 de la tarde en punto, una hora y media después de llegar al hospital.

El momento de la expulsión y de ponérmelo en el pecho no se me olvidará en la vida. Me dieron tres puntos internos y tres externos. El trato de todo el personal del hospital fue increíble. Todos me decían que para ser primeriza había sido un parto increíblemente rápido y bueno.

Desde aquí les digo a todas las chicas que sufren esta maldita enfermedad que nos hace sufrir de dolores insoportables que ser madre es posible, que, a veces, cuesta mucho llegar a conseguirlo pero que en la mayoría de los casos que conozco han podido realizar su sueño.

Creo que tuve un parto tan bueno por varios motivos:

-El ejercicio realizado: Clases con la mi fisioterapeuta. 

-Buena alimentación

-Cero estrés

-El amor y cariño de mi marido y familia.

A día de hoy no tengo síntomas de la enfermedad ya que doy el pecho a mi bebé y habría que esperar a que me venga de nuevo el período para saber cómo ha afectado el embarazo a la endometriosis.

Un beso a todas.