640. CON UN PAR DE... BEBÉS

Sobre: 
Parto Vaginal (PV)
Parto Múltiple
Categoría: 
Parto
Nombre padres: 
Shiran
Fernando
Año: 
Desconocido
CON UN PAR DE... BEBÉS
 
Todo empezó cuando escribí este post:
 
¨Parto de dos bebés. 
He conocido una mamá que tiene la suerte (sí, suerte) de llevar dos bebés en su barriga. Esa mamá nos contó que quiere parir de forma natural. Su instinto le dice que el parto natural será el más seguro para sus bebés y para ella. Desafortunadamente, está encontrando un muro, el sistema no cree en la capacidad de la mujer de tener un parto normal, cuando se trata de dos bebés y menos cuando son sus primeros. La clasifican como embarazo de riesgo, parto de riesgo.. 
Cuando estuve rotando en Israel, atendí con las matronas de allí, partos gemelares. Me sorprendió mucho la facilidad y la sencillez que podrían ser esos partos. La mujer podía elegir la postura que deseaba, podía estar acompañada con la persona que ella deseaba.. Allí aprendí que un parto gemelar es simplemente un parto y luego... otro parto. Otro parto pero con el camino ya abierto y suave. Sigue siendo un parto fisiológico. Igual que el parto de nalgas, es una variedad de la normalidad, nada más. Todo lo que ayudaría al progreso de un parto normal, aquí tiene doble importancia. Movimiento y respiraciones, movimiento y respiraciones. Te diría durante el parto las mismas cosas pero dos veces. Eres fuerte, eres fuerte, sabes parir, sabes parir, tu bebé sabe nacer y tu otro bebé también! Si las mujeres somos capaces de gestar y criar dos bebés en nuestro cuerpo, es porque somos capaces de parir dos bebés, y porque somos capaces de amamantar dos bebés y porque somos capaces de querer a dos bebés. Es una doble bendición.¨
 
Poco después de escribir esas lineas, descubrí que estaba embarazada, y que llevaba, ni más ni menos, dos bebés en la barriga.

La aceptación de esta noticia ha sido un proceso, pero una vez aceptado empecé a planificar el parto. En casa no podría ser, por ser gemelar y además, como para asegurarse de que fuera al hospital, la niña, que era la segunda bebé, estuvo de nalgas. En los hospitales públicos, el parto gemelar está atendido por médicos los cuales te recomiendan intensamente que pongas la epidural, te preparan para una cesárea directamente y pares en quirófano, totalmente sola. ¿Hay algo más anti-oxitocina que esto? Te quita las ganas de tener hijos casi lo mismo que un caíitulo de hermano mayor..

Tenía que encontrar una solución. Y la solución ha llegado en las manos de una ginecóloga, muy diferente a los demás, que tenía estas ideas raras y modernas, que las mujeres son capaces de parir perfectamente sin ninguna intervención. Me dio su palabra de que si todo iba bien,  podía parir como yo quería, acompañada de mi marido y la matrona. Para parir de forma normal hay que pagar. Que pena...

9 meses más tarde:

Grité .

Grité como loca

No, como loca no fue...

Grité como..como..  un animal, eso

¡Un animal salvaje!

Como una leona rugiendo.  Rrraaaauuurrrr

Al mismo tiempo pensé en las pobres mujeres de la planta que me estaban oyendo, les estaba asustando, debería dejar de gritar.

RRRRRAAAAAAAAAAAHHHHH!!!

¡Me da igual! ¡que se asusten! ¡que se vayan corriendo! ¡que llamen a la policía! ¡¡¡pero que esta cabeza salga ya!!!

10 horas antes... (como las películas)

Sábado por la mañana.

Estoy con mi marido Fernando y mis dos hijos en el mercadillo ecológico. Estoy embarazada (todavía) con 2 bebés humanos dentro de una mamá ballena.  Fernando esta jugando con los niños mientras la ballena esta haciendo las compras.

¨Amor¨ me llama, ¨ cómprale aceite de oliva a mi madre¨.

¿Aceite de oliva ecológico aquí? No has podido encontrar algo más caro?

Bueno, como buena nuera que soy, voy a la parte no ecológica y más barata del mercadillo para buscar aceite. Si en realidad todos los aceites son buenos, me convenzo a yo sola.

En algún momento, entre el puesto de las aceitunas y el de las gafas falsas noto un ¨pac¨ y un liquido calentito empieza a salir mojándome...   No, nooo.. ay que vergüenza, el espectáculo en medio del mercadillo!  vaya pu..

Vuelvo corriendo antes de que la gente se de cuenta.  ¨Fer! Fer! ¨ le llamo. ¨Tenemos que volver ya. He roto la bolsa!¨

¨Qué dices! Y tienes contracciones?¨

¨No, todavia no.¨

¨Ah, pues espera, le voy a comprar el aceite a mi madre primero¨

5 horas más tarde..

Estoy en mi casa. Me he cambiado unas cuantas veces hasta que una amiga matrona me ha dicho, no sé si de broma o no, que porqué no me pongo un pañal. Pues ha Funcionado! Si estás leyendo estas lineas y estás de parto con la bolsa rota ponte un pañal de bebé! Después me das gracias.

Sigo.

Mi cuñada está en la casa para cuidar a los niños cuando vaya al hospital. No me apetece nada ir al hospital, y estoy haciendo tiempo en casa. Ya estoy notando las contracciones, cada vez más, pero nada de otro mundo. Los bebés están dentro moviéndose, colocándose para el viaje y yo estoy muy tranquila. Sé que todo va a ir muy bien. La verdad es que lo estoy disfrutando bastante. Los niños me han dejado dormir la siesta (nada más por eso merece la pena parir) y ahora estoy viendo con el móvil unos monólogos de risa y me parto de risa, literalmente. Puedo sentarme en el sofá sin pensar que debería estar haciendo la cena/ tendiendo/ barriendo/ comprando/ bañando a los niños etc.  Las ciertas molestias que vienen de vez en cuando merecen totalmente la pena esto..

4 horas más tarde (60 minutos para la hora 0)

Estoy en la ducha, con el agua caliente, el aceite esencial de lavanda (me ha encantado! lo recomiendo!) y una música que me da mucha fuerza.  Esto ya empieza a ser otra cosa. Cada contracción es más fuerte que la anterior, y con cada una de ellas estoy cantando, cada vez más fuerte y pienso: me lo estoy pasando super bien, lo que las mujeres con epidural se están perdiendo, que pena.

Fernando está conmigo. Ya había llamado a la matrona que me iba a acompañar al hospital. Me está mirando, y su cara lo dice todo..

¨Voy a salir de la ducha¨ digo

¨No no! No salgas!¨ me dice ¨Conozco muy bien esta situación y sé lo que viene cuando salgas. Allí te quedas hasta que venga la matrona.¨

Aquí hace falta una pequeña aclaración- volvemos en el tiempo:

Dos años antes:

29.01.2015  Acabo de romper La Bolsa. Wow, que charco! Me levanto de la cama rápidamente para no mojarla (hasta de parto no quieres ensuciar) y voy a ducharme. Esto ya es otra cosa. Una y otra y otra contracción , todas seguidas, todas intensas. La matrona ya esta aquí. Siento ganas de salir de la ducha porque tengo que ir al baño. Será la cabeza ya? pero si hace 10 minutos estaba de 5 cm.. salgo de la ducha, y mi cuerpo se agacha. Mi cuerpo empieza a empujar solo, y yo grito como loca. No, loca ya hemos dicho que no. Estoy gritando desde dentro, como un animal salvaje, como una leona . Que vergüenza, los vecinos! pienso gritando y a la vez pienso que me da igual!! necesito gritar! Siento que me va a romper todo! Me voy a romper en dos ( o tres o cincuenta). no puedo mas! Ay madre, ya esta la cabeza! pero como que cabeza? si estoy con 5 cm. aaaahhhhh si si está!! otra contracción y sale todo el cuerpo . ya? waa, que alivio... He parido yo? He parido!! Yo! sola!!

Dos años después:

2.4.2017

¡No salgas de la ducha! Fernando lo tiene muy claro.

Pero llevo mucho rato aqui..

¨Que no, te veo, como salgas, el parto lo voy a hacer yo, y tengo fobia a las agujas.¨ Dice (Pero que tiene que ver agujas?)

Pues nada, me quedo.

¨Como salgan los niños arrugados ya sabes porqué¨

Menos mal que poco después llega Tanti, mi matrona. Salgo de la ducha con unas contracciones importantes. Tanti me examina y le cambia la cara.

¿Qué? Cómo vamos? 5-6cm? Pregunto.

¨Más como 8¨, me dice con una voz poco fiable  ¨¡Fernando corre! Vamonos para el hospital!, recoge!!¨

10 minutos más tarde:

En el coche, llegado al hospital .Que pesadilla. Me duele una barbaridad, ¨Fer, más rápido! ¨Fer, no aceleres!¨Fer, porque paras?¨ Fer, Para!¨Fer.. . ¨No puedo máaaaassss!!!! Esto me suena, sé que estoy en la fase de transición. Son unos minutos y luego vendrán los pujos. Tanti ha quitando la chaqueta.  Madre mía, lo que me faltaba. ¨ ¡Que yo no voy a parir en el coche!¨

Llegamos al hospital. Un accidente de moto bloquea la entrada y tengo que cruzar la calle andando. Me arrepiento, prefiero parir en el coche que en la calle!

Vamos bebés, un poquito más, les estoy diciendo. Aguantad por mi! No sé ni como, pero llego al hospital entera. Intento entre una contracción y otra sonreír, fingir que he venido para visitar aquí un familiar o algo así. Será que no soy muy buena actriz porque todo el mundo me está mirando. El celador me lleva corriendo al paritorio, Fernando y Tanti atrás con la pelota, la lavanda, la música...

Llegamos. En la puerta me espera un equipo entero, una enfermera, una médica (la mía está de camino) y una matrona. ¨Cómo viene?¨pregunta la médica.

¨Completa¨contesto

¨Como lo sabes? ¨

¨Que.. cómo lo sé??¨ ¿¿En serio??

La enfermera se acerca con la bandeja, ¨Te voy a coger la vía¨me dice

Le echo una mirada y con mis ojos le digo: ¿Cariño, has cogido la vía a un oso grizzly hambriento alguna vez?

Lo ha entendido. La bandeja con su dueña desaparecen rápidamente.

Y sin más, cojo la pelota, tiro los zapatos, me agacho en el suelo y vuelvo a gritar como la leona que conozco que llevaba escondida dentro de mi, esperando dos años para volver a salir con toda su bestialidad. Y con esa fuerza doy a luz a mi primer bebé.

Mi niño en brazos y yo en las nubes. Quiero quedarme abrazada con él así, para siempre. Cierro los ojos, me relajo, necesito descansar y de repente escucho : ¨Venga campeona , vamos, te queda uno más.¨

¿ Pero cómo voy a parir uno más? ¿Otra vez todo esto??? ni loca.

¨No quiero¨digo.¨Yo he terminado de parir para hoy¨

Me intentan animar, me piden subir a la cama, me ponen monitor, me examinan.. uff, solo quiero que me dejen en paz.

20 minutos después

La leona vuelve. Pero esta vez todo más fácil. Las contracciones son más leves. Con un poquito de esfuerzo, de repente aparecen dos piececitos y detrás emerge un culito pequeñito. Un empujontico más y la niña está fuera. ¡Lo he hecho! ¡Lo he conseguido! ¡¡He parido DOS bebés!!

Sí se puede, se puede parir gemelos en un parto vaginal, natural, sin ninguna intervención. Se puede parir acompañada de las personas que tu quieras, atendida por la matrona, se puede sin epidural, Se puede parir gemelos sin ninguna complicación, se puede dejar el cordón latiendo, se puede hacer piel con piel con el primero hasta que salga el segundo, se puede hacer piel con piel con los dos, se puede parir  NORMAL.

Un poco después (Aqui ya he perdido la noción del tiempo)

Estoy con mi niño y mi niña encima, piel con piel. Los dos me miran con unos ojos grandes, abiertos. ¨Hola pequeños, soy mamá.¨ Estoy alucinada, fascinada. Todavía no me lo puedo creer, dos bebés. No sé como lo vamos a apañar, cómo irá la lactancia, el dinero, el trabajo...

No te olvides, es una doble bendición.