María Juárez Escario

Residencia: Roma (Italia)
Profesión/ocupación:
Doula. Psicóloga experta en Salud y Género.

<Me llamo María Juárez Escario.

Soy madre de un niño, Antonio y de dos niñas, Celia y Deva.

Mi llegada al Parto es Nuestro coincide con mi formación como doula y con el proceso de sanación de mi primer parto. Un primer parto instrumentalizado y falto de conciencia y de información por mi parte al que siguió un postparto y unos primeros años de crianza dolorosos, consecuencia de aquel parto robado y de la falta de respeto al vínculo de la diada madre-hijo.

A esta primera experiencia con la maternidad, le siguió un segundo embarazo y un segundo parto que la bendita matrona que nos acompañó en el nacimiento, facilitó que se tornara una experiencia bellísima, intensa y natural. La crianza de mi segunda hija, Celia, fue dulce y conectada, gracias a aquel precioso parto y al camino que había abierto mi hermoso hijo mayor, Antonio. Estas dos experiencias me llevaron a la reflexión sobre la importancia de la toma de conciencia y de la información para que las mujeres gestantes puedan asumir las riendas del proceso que ellas encarnan; así como de la importancia fundamental de la concienciación del personal sanitario, de las mujeres, de las familias, de la sociedad en general sobre lo que signfica a un nivel profundo, un embarazo y un parto respetados.

Gracias al Parto es Nuestro, pude aprender, cuestionar, llorar, limpiar procesos, entender y asombrarme de nuevo de la maravilla que supone un embarazo y un parto respetados.

Con este bagaje personal, asumí de nuevo un tercer embarazo que viví con conciencia, con responsabilidad, informándome de cada paso que daba, de cada prueba, de cada analítica,...esta asunción del protagonismo y de responsabilidad me ayudó a vivir mi tercer embarazo con mayor serenidad y madurez. Deva nació en casa, rodeada de respeto, sin violencia...

En casa, en el hospital, lo importante es que el momento del parto-nacimiento sea un momento libre de violencia y envuelto en respeto y amor. La labor del Parto es Nuestro para conseguir que cada ser que llegue al mundo lo haga libre de violencia, es una labor para la que no tengo suficientes "gracias".