El aumento de peso corporal

Algo que preocupa a muchas embarazadas es el aumento de peso. El bebé que llevas dentro se alimenta de ti. De lo que tú comes y también de lo que tú sientes. Durante el embarazo tu alimentación debe ser equilibrada y saludable. Escucha a tu cuerpo.

En general se recomienda:

  • Reducir el consumo de alimentos calóricos.
  • Incluir en la dieta alimentos de todos los grupos.
  • Aumentar la ingesta de líquidos.
  • Consumir alimentos ricos en ácido fólico, calcio y hierro.

No tengas miedo al picoteo pero picotea sano.

Hay profesionales (matronas y ginecólogos) que dan mucha importancia a la subida de peso y otros que le dan más importancia a la dieta que lleva la mujer. Los estudios científicos demuestran que es más peligroso engordar de menos que engordar de más.El profesional hablará con la embarazada sobre sus hábitos alimenticios y junto con ella, elaborará una dieta adecuada, en caso de que sea necesario seguir una dieta específica.

Según diversos estudios (1) (3), la ganancia de peso recomendada en las embarazadas adultas es la siguiente:

La media de la subida de peso de una mujer que inicia su gestación con un IMC (Índice de masa corporal) (peso/altura) menor de 19.8 (bajo) es entre 12.5 y 18 kg. Aquellas mujeres que comienzan su gestación con un IMC normal (entre 19.8 y 26,0) la media de su ganancia de peso está entre 11.5 y 16.0 kg. Las que su IMC estaba al inicio de su gestación entre 26.1 y 29.0 (sobrepeso) acusan una subida de peso de entre 7.0 y 11.5 kg, y las consideradas obesas (IMC >29) la media de subida son 6 kg.

Con estas cifras, podemos hacernos una idea de la importancia de tratar cada caso de manera individualizada y no con una regla general. Al entrevistar a diversos profesionales que siguen la rutina de tratar a la mujer de manera individualizada, nos comentan que la subida de peso no es algo que se pueda estandarizar; hay momentos en el embarazo donde la mujer sube más rápidamente de peso y otros donde el peso tiende a estancarse. Una consideración importante es tener en cuenta la posible tendencia de la mujer a retener líquidos. Una mujer con tendencia a retener líquidos es obvio que aumentará más de peso sin que ello suponga necesariamente un perjuicio.