Febrero 2018

En el 15 aniversario de El Parto es Nuestro, recordamos la campaña La Voz Es Nuestra con la carta de reclamación de M.S. al ginecólogo que atendió el nacimiento de su hijo.

 

Apreciado Dr. J. G. S.:

Me pongo en contacto con usted mediante la presente carta ya que, dada la confianza con que me puse en sus manos para atender el embarazo y parto de mi hijo, me siento obligada por la misma a invitarle a reflexionar sobre las prácticas innecesarias y contra evidencia científica y recomendaciones de la SEGO y OMS que usted y su equipo médico realizaron sobre mí y sobre mi hijo hace ahora cuatro años y medio. A saber:

Categoría: 

 

 

 

15 años de El Parto es Nuestro: 15 años de lucha

Un organismo vivo que crece y evoluciona. Que se equivoca y aprende. Que escucha y tiene voz. Que lucha y consigue dar pasos por y para todas. Todo esto es El Parto es Nuestro, y todo esto es lo que este año vamos a celebrar.

Categoría: 
Texto escrito por la Junta de El Parto es Nuestro
 
A veces nos puede el miedo, o el ímpetu, o las prisas. 
 
A veces nos duelen las injusticias, o la tiranía, o el abuso de poder. 
 
A veces no queremos que otras mujeres vivan cosas parecidas a las que nosotras ya hemos vivido; cosas que nos han hecho daño, y queremos protegerlas. Y entonces les decimos qué tienen que hacer, y cómo, y cuándo, para que no sufran aquello que nosotras hemos sufrido.
 
Categoría: 

08 Feb '18 · No me engañes

Escrito por B.A.P.

 

Trátame bien, pero no me engañes.

 

No, no me engañes.

 

Quiero que me atiendas en base a la última evidencia científica. Si puede ser con una sonrisa sincera, lo agradeceré; pues un apoyo verdadero es muy importante el día de mi parto. Sin embargo, dejemos las cosas claras:

 

Cuando vaya a monitores, cumplidas ya las 40 semanas, no me hagas una maniobra Hamilton mientras de forma tranquila y sonriente me dices que estoy verde y que quizás sangre un poquito esta tarde. Mientras no exista una justificación médica objetiva, quiero que mi bebé decida cuándo nacer, no tú. Por eso, explícame los riesgos y beneficios de esa maniobra, y yo misma decidiré si la quiero. Pero no me engañes.