Noviembre 2015

Por Alicia Acuña

med_file1141234819793.jpg

4. El psiquiatra o el psicólogo del hospital debería hablar con los padres antes de la muerte del bebé, si es que esto es posible, es decir si se conoce que la muerte va a sobrevenir. De este modo, una persona con cierta formación puede preparar a los padres e informarles, junto con personal de la UCIN, de qué medidas se pueden llevar a cabo en esa situación.

<
Categoría: 
 
El Observatorio de la Violencia Obstétrica (OVO) de El Parto es Nuestro lleva meses trabajando en este organismo, en el que colaboran profesionales de diferentes campos relativos a la maternidad y la salud y que se rige por los principios de imparcialidad, diálogo con otras instituciones y confidencialidad de los testimonios recibidos.
 
Este trabajo ha dado como fruto el primer comunicado del Observatorio, que cuenta con un apartado dedicado a los antecedentes que han obligado a la creación de este organismo; el plan de trabajo actual; y un capítulo dedicado a las reflexiones finales, a cargo de las profesionales que integran el OVO.
 
<
Etiquetas: 

Soy Alicia Acuña, quiero compartir algunas reivindicaciones referentes a la importancia de cambiar los protocolos de actuación ante la muerte perinatal en las Unidades de Cuidados Intensivos de Neonatos (UCINs) y de formar al personal sanitario para que puedan actuar adecuadamente en esta difícil situación, pues su interacción con los padres durante el trago más amargo marcará el posterior trabajo de duelo positiva o negativamente. Estas reivindicaciones surgen tras la muerte de mi hija Olivia, el 2 de Abril de 2014, en la UCIN del Hospital Quirón de Pozuelo (Madrid), a donde fue trasladada tras nacer en el hospital San José Quirón, Madrid. En todo momento hablo desde mi experiencia personal, de lo que sucedió en nuestro caso particular.

med_file000848537366.jpg

Peticiones:

<
Categoría: 
Ayer leí un artículo sobre el “pijama” del hospital que me recordó a otro texto que escribí hace tiempo sobre las rutinas del ingreso hospitalario de las parturientas en España.
 
Fue un grato detalle (en mi parto en otro país) ver que no había bata de hospital y que tampoco nadie me pidió desnudarme.
 
En mi caso, como el parto se inició con una inducción, tan solo me pedían bajarme un momento pantalones y bragas, y tras la inserción del dispositivo de prostaglandinas, subírmelos. Y así estuve, mucho más cómoda. 
Es más, estoy convencida de que me sentí más segura así, más protegida, estando con la ropa que llevaba ese día. Mi ropa. 
 
Hubo un tacto más durante el parto, y, tras prestar consentimiento, me bajé un momento los pantalones y listo, no hacía falta más.
 
<
Categoría: 

Imagen: Lily Greenwood 

 

A una madre le diagnostican “aborto retenido”.

<
Categoría: 
 
Ha sido elaborado por Jane Sandall, profesora de la asignatura Social Science and Women’s Health en el King’s College de Londres, que concluye:
 
La organización de los servicios de atención al parto y las opciones disponibles para las mujeres varían enormemente en Europa. 
 
Podéis consultarlo aquí
 
¿Os habéis dado cuenta de que no ha podido conseguir datos de España?
<
Categoría: