Enero 2015

Por Maite Saez

Hoy, 30 de enero de 2015, sobre las 4 de la tarde, hará un año que me puse de parto. Fueron contracciones suaves y espaciadas al principio, subiendo de intensidad de forma progresiva, dejando a mi cuerpo recuperarse entre ellas. Mi bebé y mi cuerpo fueron trabajando conjuntamente, escuchándose, respetándose mutuamente, sin prisas, sin tactos, sin miedos. Caminando cuando mi cuerpo y mi bebé lo pedían. Descansando cuando lo pedían también. Yendo al baño para dejar paso a mi bebé. Él y mi cuerpo mandaban. No había relojes, ni protocolos, ni batas blancas que mandaran sobre ellos.

29 Ene '15 · Cuando el río suena...

La voz de las mujeres se alza para cantar pero también para aullar, para gritar, para llorar...

Y cuando una mujer alza la voz para hablar de su parto, se la escucha. Se la atiende. Se le da espacio y tiempo para que diga todas y cada una de las palabras que necesita decir, para encontrar todos los sentimientos que necesita compartir, para mostrar cada sonrisa y cada lágrima, para descubrir cada miseria y cada tesoro.

Y a las mujeres no se las puede coaccionar. A las mujeres no se las puede amordazar. Ni amenazar. Porque la voz de una mujer no es sólo suya, es la voz de todas.

Conmovida de cuando la violencia obstétrica, una violencia de género, deja una huella física tan evidente en nuestros bebes de por vida...

La oxitocina sintética es una hormona muy utilizada en España para provocar (inducir) o acelerar los partos. Está clasificada como medicamento de alto riesgo por el Instituto para el Uso Seguro del Medicamento[1]. Por su potencial lesivo (sufrimiento fetal, hipertonía, rotura uterina…) sólo debería administrarse bajo indicación médica. Al ponerse por vía intravenosa, sus efectos deben ser medidos y controlados, sabiendo en todo momento en qué dilución está el fármaco y a qué velocidad se está perfundiendo, anotándolo en la Historia Clínica para evitar que, por cambios de turno u olvidos, se haga un mal uso que pueda provoc

Categoría: 

Por Juana N.

Activismo en el paritorio from MiNuShu on Vimeo.

Entrevista a Jesusa Ricoy, realizada por Eva Dominguez.

"Cuando una mujer llega al paritorio ya lleva más de 20 años acatando órdenes sobre lo que su cuerpo puede o no puede hacer, debe o no debe hacer. Cuando una mujer llega al paritorio ya está todo preparado para que nuestros bebés y su futuro nazcan en cautividad."

Categoría: 

«El parto es un acto sexual en el que toman parte una pareja de seres: la excitación sexual de la mujer, inducida por el feto que ha llegado a término, si no estuviese bloqueada por el miedo y la cultura milenaria que pesa sobre ella, produciría la relajación, el abandono al deseo y los flujos maternos necesarios para que el parto y el nacimiento fuera un acontecimiento gozoso y placentero para ella y para la criatura; y también para que las criaturas, una vez fuera del útero materno, encontrasen un regazo, un vientre y unos pechos palpitantes de deseo dispuestos a satisfacerlos propios anhelos de calor, de contacto físico, de nutrición, higiene y protección.»

Casilda Rodrigáñez: La represión del deseo materno y la génesis del estado de sumisión inconsciente, 3ª edición, 2007.

Categoría: 

Queremos compartir hoy el escrito de una residente de obstetricia chilena que nos ha gustado mucho. Lo encontramos en el espacio Siembra Chile.


"En los hospitales públicos donde realizamos nuestras prácticas clínicas, es común escuchar términos como catalogar a las pacientes como “buenas” o “malas”. Estos conceptos hacen alusión al comportamiento que ellas tienen especialmente en el área de preparto, el espacio físico diseñado para la observación de la evolución o intervención del trabajo de parto y posteriormente su resolución en pabellón o salas de parto.

Categoría: