Las entradas de Nuria Otero Tomera

partera.jpg

Me gustan los andenes de las estaciones. Me gustan las puertas hacia los embarques y las de llegada, en los aeropuertos. Me gusta observar a la gente en esos rituales de bienvenida y despedida. Y creo que el hecho de que la profesión de matrona me parezca una de las más bonitas del mundo está íntimamente relacionado con esto. En general, con la profesión sanitaria que está ahí, en las llegadas y en las despedidas. En los momentos más cruciales de la vida de las personas.

<

med_felicidadesj.jpg

El 6 de marzo de 2007 se presentaba oficialmente, en A Coruña, el grupo local gallego de El Parto Es Nuestro, O PARTO É NOSO. Muchos años, reuniones, encuentros, viajes, comidas, meriendas, embarazos y partos hemos compartido desde entonces.

De nuestras primeras reuniones, a caballo entre Santiago y Coruña (nos reuníamos un mes en cada ciudad) hemos pasado a tener reuniones periódicas, cada mes, en Coruña, Vigo, Santiago y Pontevedra. Y en Lugo tuvimos durante unos años.

De las primeras 7 socias que nos reunimos un domingo de diciembre en Monforte de Lemos, a ponernos cara y voz, a poner las cabezas a pensar y a soñar, hemos llegado a ser más de 70.

<
Etiquetas: 
Categoría: 

Todavía no sabemos. No tenemos suficientes datos. Nadie los tiene. Pero la prensa ya se ha apresurado a juzgar y condenar a una mujer que decide parir en su casa en Lliria y cuyo bebé muere. Sin saber nada del caso, y tampoco saber nada de evidencia científica. Carnaza veraniega. 

<
Categoría: 

29 Ene '15 · Cuando el río suena...

La voz de las mujeres se alza para cantar pero también para aullar, para gritar, para llorar...

Y cuando una mujer alza la voz para hablar de su parto, se la escucha. Se la atiende. Se le da espacio y tiempo para que diga todas y cada una de las palabras que necesita decir, para encontrar todos los sentimientos que necesita compartir, para mostrar cada sonrisa y cada lágrima, para descubrir cada miseria y cada tesoro.

Y a las mujeres no se las puede coaccionar. A las mujeres no se las puede amordazar. Ni amenazar. Porque la voz de una mujer no es sólo suya, es la voz de todas.

<