Las entradas de Adriana

30 Jul '14 · Nació y se fue

Hoy es un día triste para todas las mujeres de Apoyo Cesáreas, la lista se ha parado y hoy nos convertimos en una para acompañarte. Todos los bebés que nacen forman parte de esta gran familia y siempre les llamaremos por su nombre, ese nombre que les da identidad hayan vivido dentro o fuera de nuestro útero por el tiempo que hayan elegido. Esta red de mujeres nos abrazamos para arropar a todas las madres que han perdido un hijo o una hija de la manera que sea y por ello encendemos esta vela, para que nos dé calor cuando la vida nos hiela.

<
Categoría: 

El pasado día 13 de febrero, algunas socias asistimos a la charla titulada “Nacer en un entorno amigable”, que se celebró en el Hospital Puerta de Hierro de Majadahonda (Madrid), con motivo de los 50 años del hospital, que además es hospital IHAN (Iniciativa para la Humanización de la Asistencia al Nacimiento y la Lactancia) desde hace casi tres años.

<

Soy de ese tipo de personas que tropieza constantemente. Según mi madre, la culpa es de mis pies cavos. Unos amigos piensan que se debe a esa extraña costumbre mía de leer mientras camino, otros que si es mi despiste de puérpera continuada.

Pero hace tiempo he descubierto que no es ninguna de estas razones, simplemente me gusta. Adoro esa sensación de alivio al comprobar que de nuevo recupero el equilibrio. Me encanta la pequeña dosis de adrenalina que recorre mi cuerpo. Es lo más cerca que estaré nunca de la adicción que provocan los deportes de riesgo, sobre todo, entiendo el tropezón como un gran aprovechamiento de energía. Un simple traspié vale para recorrer una distancia mucho mayor que un triste paso. Para mí son todo ventajas.

<

16 Dic '13 · Cazando brujas

Estamos en un momento en el que parece haberse despertado una verdadera caza de brujas contra las doulas, especialmente por parte del gremio de las matronas, que ven peligrar su futuro con la presencia de esta nueva figura. Considero que todo responde a un profundo miedo y a un fuerte desconocimiento sobre el trabajo de la doula, aunque también creo que en algunos casos se conoce perfectamente lo que la doula hace y lo que no hace y aun así, se oponen a ello considerándolo intrusismo.

A continuación algunos decálogos y códigos éticos de asociaciones de doulas de nuestro país, donde se puede ver con bastante claridad cuáles son sus competencias y cuáles no:

<

Una doula es una persona, generalmente una mujer, que informa y acompaña en el proceso vital de la maternidad. Actualmente no hay una formación reglada y aunque en muchos países europeos sea algo habitual e incluso esté cubierto por la seguridad social, en España la profesión no está oficialmente reconocida de momento.

La doula no es personal sanitario, no es una matrona ni hace su trabajo, no atiende partos, no tacta, no manda tratamientos, no hace diagnósticos, no realiza terapias ni las recomienda. Las doulas hacemos trabajos diferentes, pero podemos complementarnos y trabajar juntos.

<
Categoría: 

Parece ser lo mismo, pero no lo es.

En un parto educado, lo que cuenta es tener una habitación con vistas, un menú de lujo y un baño de hotel. Y por supuesto, que te digan Señora.

En un parto respetuoso, a lo mejor das a luz entre cajas… o en la bañera de un hospital de vanguardia, el lugar es lo de menos: nadie te presiona ni te desconcentra de tu labor.

En un parto educado te dirigen los pujos con mucho tino: cada vez que los monitores avisan. Te hacen una maniobra de Kristeller suave, (si tal cosa existe…) y te cuentan con mucho detalle cómo has de cuidar los puntos. A lo mejor en la clase de preparación al parto educado te adiestrarán para ir limpia y sin pelos desde casa: que una señora también ha de ser educada y considerada.

<

Hoy hemos recogido algunas reflexiones sobre la jornada en el Hospital El Escorial de Madrid, a la que os invitamos también en este blog, y sobre la que nos llegaron muchas reacciones después.

Por Francisca Fernández

Siguiendo la evolución de cerca

<

Por Ángeles Cano Parece mentira, sí, pero no es tarea fácil salir ilesa del hospital cuando una va a dar a luz. Hagamos la prueba: que levante la mano la que haya conseguido salir ilesa de un parto hospitalario.

Resulta que la gran, gran mayoría entramos sanas al hospital a dar a luz y salimos con cicatrices y heridas varios, daños físicos evidentes.

Como si el hospital fuera un taller de costura.

<