Respuesta al artículo “La Paz, mi primer hogar” publicado en El País digital el 14 de enero de 2015.

[Imagen: "El momento del parto", en el Hospital de La Paz, Madrid. / Fuente: Artículo "Matrona, el oficio más bonito del mundo", EFE Salud]

¡Hoy es el día! Estoy de parto y me voy a parir a La Paz. He leído en El País lo maravillosamente bien que hacen los partos en este hospital, os paso el enlace para que vosotras también lo veáis: http://elpais.com/elpais/2015/01/14/planeta_futuro/1421235459_369085.html

Uno de los subtitulares de la noticia me tranquiliza un montón, ése que dice que “sin olvidar que nacer es un proceso natural, profesionales y medios evitan que sea mortal”. Menos mal, menos mal que voy a estar rodeada de médicos interviniendo, porque si no, seguro, seguro que me moría en el parto. Así voy muy tranquilita.

Cuando llegue, lo primero que van a hacer, después de hacerme un tacto, claro, y de ponerme el monitor, es ponerme la epidural. Es que si no, ya lo dice el artículo, me pondría a gritar como una loca, y a lo mejor hasta me despeinaba, sudaba y todas esas cosas tan vulgares. No, no, yo voy a parir como una señora. Con epidural, no vaya a ser que me despeine y no esté mona cuando lleguen las visitas. Al hospital de La Paz, y a mí por la (no) información que me da, nos da igual lo que digan la OMS y la EAPN sobre la epidural en partos normales. Después de lo que me han dicho, no quiero métodos alternativos, yo quiero ser como el 85% de las mujeres que paren allí (pobrecillas las del 15% restante). Me da igual que haya gente por ahí que diga que tiene efectos secundarios. ¿Y qué si el parto acaba siendo instrumental por culpa de la epidural? Total, yo ni me entero. Además, si acaba en cesárea así ya tengo puesta la anestesia.

Otra cosa que me van a hacer, por mi bien, es monitorizarme constantemente. Si ya lo he dicho, la EAPN y la OMS como si no existieran. No importa que en un parto normal los resultados de morbimortalidad materna e infantil sean similares con monitorización continua e intermitente. Es que si es continua, las matronas están en una sala vigilando, y no tienen que perder el tiempo en ir a ver a las parturientas, y pueden hacer más partos. ¿Para qué contratar más personal, pudiendo gastarse el dinero en máquinas?

Cuando llegue el momento del expulsivo estaré tranquila, porque ya me han enseñado a agarrarme a la cama y a empujar. Es que las mujeres de ahora venimos defectuosas y no sabemos hacerlo de serie. Lo de pujar, digo. No tiene nada que ver con que tengamos que estar tumbadas sobre nuestras espaldas, en la última postura que recomiendan tanto la EAPN como la OMS. No. Es que estamos mal hechas, y por eso necesitamos que nos intervengan los partos, incluso los de bajo riesgo.

Y no es sólo el hospital el que me enseña todo lo que tengo que saber, también en el periódico me han informado de maravilla. El periódico dice que si el parto se paraliza, me ponen oxitocina para el alumbramiento. Mira tú que yo pensaba que el alumbramiento era cuando salía la placenta, pero no, debo ser yo la equivocada, porque si lo dice El País, será que parto y alumbramiento es lo mismo.

Si quiero dar el pecho a mi bebé, que no lo sé, tengo un magnífico equipo a mi disposición para ayudarme. Son tan, tan, tan pro-lactancia, que si me hacen una cesárea le van a enseñar a mi marido a darle a mi bebé leche con una jeringuilla porque, ¿para qué me lo van a poner a mí encima al nacer? ¡Si es que digan lo que digan la OMS y la EAPN de favorecer el contacto precoz madre-recién nacido en caso de cesárea da igual! Es mucho mejor que inicie la lactancia (artificial, supongo) con una jeringuilla en lugar de en mi teta. ¡Si ya me cansaré de estar con mi bebé! Yo solita en REA estaré de maravilla, y mi bebé con mi marido, que así también se implica él, qué caramba. Y con mi madre, y con mi cuñada. Y con mi suegro, y con mi suegra. Y hasta con la tía de mi marido a la que no puedo ver ni en pintura, y el vecino del tercero que venía a visitar a su hermana, y ya de paso ... . Y seguro que se pasan también mi hermano y los niños, a conocer a la nueva prima, claro. Porque aunque la gente vaya diciendo cosas por ahí, no la van a dejar en el nido. O en la UCIN, sin que su padre, ni yo, sepamos nada de ella.

¿Pues saben qué les digo? Que no. Que no me voy a La Paz. Que seguro que tienen un equipo de neonatología fantástico, y si mi bebé tuviese algún riesgo, pues no les digo yo que no. Y seguro que hay profesionales estupendos trabajando allí. Seguro. Pero mi embarazo esun embarazo normal. Y mi parto espero que sea un parto normal. NORMAL. Con mis gritos de dolor, moviéndome como me da la gana para pasar las contracciones, con mis pujos naturales, incontenibles, salvajes, a cuatro patas, colgada de mi marido o tumbada de lado. O de pie. O en cuclillas. O a lo mejor tumbada, que nadie se libra de necesitar una intervención. Con mi niña piel con piel conmigo al nacer, sea como sea que nazca, por mi vagina o por mi abdomen. Con mi atención profesional, sí, pero siguiendo la evidencia científica. Porque no creo que nadie me tenga que salvar de mi parto. Más bien me tendrán que salvar de los que no me lo van a respetar.


Bibliografía

[1] OMS – Cuidados en el parto normal. Guía práctica. Departamento de Investigación y Salud Reproductiva. Ginebra 1996.

[2] EAPN- Estrategia de Atención al Parto Normal en el SNS (Sistema Nacional de Salud). Ministerio de Sanidad, 2007.

[3] Guía de Práctica Clínica sobre la Atención al Parto Normal. Ministerio de Sanidad y Política Social. 2010. 

7

Comentarios

Imagen de Maricarmen Lop

Yo he parido en La Paz y no repetiría experiencia ahí ni aunque me pagasen!
http://www.desvariosdeunamadre.com/2014/12/historia-de-un-parto-para-olv...

Imagen de Susana Ares

Estimada Ana:
Lamento mucho leer sus cometarios en el blog sobre la atención al parto y al recién nacido en el Hospital Universitario La Paz.
Creo que sus palabras son muy duras y también injustificadas, ya que solo critica al hospital por un artículo publicado en un periódico, y no ha tenido experiencia propia en su parto.
Es una opinión injustificada e injusta con los trabajadores de un hospital que se esfuerzan cada día para que las mujeres y sus hijos tengan la mejor atención sanitaria, emocional y respetuosa tanto en el parto como en todo el proceso de la asistencia.
Nuestro hospital y sus profesionales apoyan la lactancia y la no separación del niño y de su madre pero para nosotros, por encima de todo prima la seguridad de madre e hijo y el respeto por las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud.

Atentamente
Susana Ares. Neonatologia. Hospital LA PAZ

Imagen de Ana Raposo

Estimada Susana,

no dudo del gran trabajo que se pueda realizar en su hospital, es más, estoy segura de que la inmensa mayoría de los profesionales que trabajan ahí buscan de buena fe el bienestar tanto de la madre como del hijo. Mi principal intención es criticar un artículo que ha salido en un periódico, y no precisamente uno local, sino uno de tirada nacional y de los más leidos. Le aseguro que si lo que se dice en dicho artículo no es cierto, y no se monitoriza de forma continua a las parturientas, no se separa sistemáticamente a las mujeres que han sufrido una cesárea de sus bebés y pueden hacer ellas piel con piel con sus hijos, se apoya a las mujeres y se les dan alternativas antes de ponerse la epidural y no se las obliga a parir en litotomía, me da una alegría, y afirmo que, por lo menos en esos puntos, si cumplen lo establecido por la OMS. Es más, si algo de lo que dice este artículo es falso, le pido encarecidamente que se ponga en contacto con El País para que saquen una corrección del artículo al que me refiero, ya que me parece que de esta manera podemos poner nuestro granito de arena para la mejora de las prácticas obstétricas en España. Ahora bien, si lo que se dice ahí es cierto, y tal y como denuncio en esta entrada, no se siguen las recomendaciones de la OMS. Y si lo que digo es cierto, usted también puede contribuír tratando de aplicarlas, en la medida en la que pueda, que ya sé que a veces no tienen ustedes mucho margen de maniobra.

Muchas gracias por su comentario.

Un saludo.

Imagen de Flavia

Cara Ana y Susana,

Me permito de unirme a la conversación habiendo parido en el hospital La Paz hace 4 meses. Una experiencia que me regaló mi estupendo hijo y de esto estoy agradecida. Pero creo que las cosas se podrían haber mucho mejor, ahorrando sufrimientos innecesarios a mi y mi familia. Yo no tuve una cesarea y si solo hubiera pensado que había riesgo de acabar en una cesarea no hubiera parido en La Paz. Porqué es cierto, en La Paz, si tienes una cesarea, te separan de tu hijo. Tu en reanimación y el al nido. Las enfermeras no te preguntan si quieres dar el pecho o no, así que le dan biberon y que no nos engañen diciendo que no.
Mi hijo nació despues de 14 horas. Sufrí mucho a pesar de tener epidural. El equipo de anestesistas hizo lo mejor que podían, pero tenía dolores de riñones y eso no te lo quita la epidural. La ultima matrona que me tocó me dijo que no podía ser que todo iba mal commigo. Le contesté con una sonrisa...que le iba a decir. Mi marido estuvo commigo todo el tiempo, apoyandome, ayudandome a empujar a cada contración. Las matronas me monitoraban desde afueras, con sus maquinarias como dices Ana. A veces entraban diciendo que todavia me faltaba mucho. Yo creía que las matronas te ayudaban durante el parto, pues a mi no me ayudaron. Lo que me ayudó fue mi pareja. Al final el parto acaba en forceps...y el se queda afuera. Y da igual que el haya estado allí commigo todo el tiempo, que merecía estar commigo hasta el final. Que importa. A los profesionales esto no importa. Y tampoco importa de mi que me pongo como loca, agobiada, llena de miedo. Cierro los ojos y cuando los vuelvo a abrir está mi pequeño mirandome. Lloro, soy feliz. Le toco creo. Y después de un segundo ya no está. Se le han llevado. Mientras me estan cociendo, recuerdo de una enfermera hablando commigo. Muy maja. Y el pediatra que llega diciendome que mi pequeño pesa 4 kg y está bien. Despues de poco le vuelvo a ver, está envuelto en una toalla. Me dicen que le de un beso, que se le llevan. Donde? No se. Pero toco su carita, le digo que va todo bien, de estar tranquilo. Porfin terminan de cocerme y salgo del quirofano en la camilla. Veo mi pareja, me pregunto donde está mi bebé ahora si no es con el...Claro, hasta que no firmo el permiso para que haga el piel con piel con mi hijo, el no puede ni tocarle. De esto me entero después. Cuando estoy en reanimación. Parece que tuve tensión alta durante el parto y por esto estoy allí. No pueden monitorarme en mi cama, en mi habitación, con mi hijo? Porqué no??? Los dos estamos bien. La tensión vuelve normal. Pero me hacen una analitica y hasta que los medicos no vengan a ver los resultados yo no salgo de allí. Y cuando vienen los medicos? No se sabe. Mi hijo está en este mundo por primera vez desde las 17.30 y ahora son las 22 y yo no estoy con el. Estoy esperando que vengan los medicos. Porfin vienen. Mi analitica no está del todo bien, hay que repetirla el.dia seguiente. Entonces yo me quedo allí toda la noche. Claro, normal. Porqué para que me permiten de durmir con mi hijo si el dia seguiente tengo que volver por hacer una analitica? Que no quiero irme del hospital..solo quiero estar con mi hijo. Es lo unico que quiero.
Mi marido toca el timbre de rea. No le han dicho nada, y el no sabe que no voy a salir de alli esta noche. Nadie tuvo la decencia de avisarle. Además si yo no salgo no tenemos habitación. Y el va con su mochilla, mi bolsa, como un vagabundo. Deberiamos estar felices pero esta noche estamos mal. Porqué nos la esperabamos diferentes. Pasé la noche sin durmir, en la sala de reanimación. Con las enfermeras hablando entre ellas a voz alta, la luz encendida en su cuarto ( se debería mantener un poco de silencio, no? Estamos en un hospital) y yo sola, solisima. Con mi hijo tan lejos de mi. No puedes tener movil en reanimación. Es un castigo? Que hemos hecho de mal?
Pido agua, un vasito de agua, un poquito de agua. Me parece de no beber desde hace siglos. Me dicen que no se puede. Y porqué en otros hospitales he visto mucha gente cenar y beber normalmente despues de haber tenido la epidural? No puede ser tan malo.
Si tuviera que volver atrás no pariría en La Paz. Y con esto no quiero decir que no haya gente competente y amable. Claro que está. Pero los 'protocolos' me parecen inhumanos. El miyo no ha sido un parto respetado. Y creo que todas mujeres tenemos derecho a ello.

Imagen de Rebeca L.

Flavia, cuanto lo siento por tu experiencia, me duele en el alma leerte. Te ánimo a que cuelgues tu relato de parto en la sección de relatos de esta web, para que puedan leerla otras mujeres. Y te animo también a que pongas una queja en el hospital. Estas cosas no deberían seguir pasando. Que sepan al menos que lo que para ellos resulta tan normal para nosotros es un auténtico horror, una situción que nos traumatiza totalmente. Quizás consigas remover alguna conciencia. Así pondrás tu granito de arena para el cambio. Un abrazo fuerte.

Imagen de Flavia

Cuenta con ello Rebeca. Me gustaría que mi experiencia sirviera para algo y para alguien. Gracias para sugerirme la manera de intentar a hacerlo...:)
Un beso fuerte!

Imagen de Natalia1391

Yo he parido en La Paz hace 3 meses sólo y todo mi embarazo lo he llevado allí. Sin duda, no repetiría jamás… Se siguen protocolos generalizados a la hora de atender tu embarazo y parto, en ningún momento he recibido un trato individualizado de mi caso, mi bebé y mis circunstancias, no me informaron ni asesoraron. Luego el trato a la madre en él parto es instrumentalizado en la gran mayoría de los casos y con un 27% de cesáreas no creo que puedan presumir de unidad de maternidad. Mi experiencia no me gustó nada

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Email addresses will be obfuscated in the page source to reduce the chances of being harvested by spammers.
  • Email addresses will be obfuscated in the page source to reduce the chances of being harvested by spammers.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.