Parto vaginal después de pérdida

El miedo. El miedo es parte de la vida, es una emoción que nos acompaña, que nos protege, pero que también nos condiciona. El miedo crece o disminuye según las experiencias, ¿cómo saber cuándo es lógico y cuándo no? ¿Hasta que punto podemos entender lo que siente otra persona sin vivir lo que ella ha vivido, sin sufrir lo que ella ha sufrido? El miedo va inevitablemente unido a la pérdida de lo que más amamos. En el mundo que rodea al nacimiento se usa como moneda de cambio con demasiada facilidad; es la mejor forma de someter a las mujeres. Sin embargo, hay veces en que el miedo parte de la propia madre y su entorno. ¿Qué hacer cuándo perdiste a tu hijo/a durante tu anterior embarazo? ¿Y si fue durante el parto? En estos casos parece completamente comprensible el temor existente: ¿falló la naturaleza, la madre o los profesionales? Necesitamos buscar causantes para justificar el dolor. Cuando ha habido una muerte perinatal, la cesárea parece ser una puerta maravillosa que se abre para “salvar” del peligro. No podemos juzgar a las madres por tomar esa decisión, pero sí que podemos cuestionar por qué lo hacen y por qué los médicos la proponen como primera opción. Existe en el Reino Unido una iniciativa que consiste en clases de preparación al parto para padres que han sufrido una pérdida. Son padres que suele hablar en condicional “si todo va bien…”, “si el niño nace…”. Se intuye el miedo y es comprensible. Pero no por eso podemos ignorar los beneficios de un parto vaginal para el bebé y la madre siempre que no haya riesgos. De este razonamiento proviene un nuevo término acuñado por una de nuestras socias: Parto Vaginal Después de Pérdida (PVDP). Hemos conocido un caso reciente en el que el bebé sorprendió a su madre naciendo antes de la cesárea que tenía programada. No debemos pasar por alto el miedo, pero tampoco el poder curativo de esta oportunidad, de que la madre sienta de verdad que no fue culpa suya.

<
Categoría: 
8

Comentarios

Imagen de Caridad

Felicidades otra vez a esa mama!!!!!!

Imagen de Elvia

El 28 de enero parí a mi hijo después de haber perdido a los casi 7 meses de gestación a mi primera hija. La cesárea parecía lo indicado para "evitar riesgos" decía el ginecólogo, la familia y algunas amistades. Mi esposo y yo nos preparamos para un parto natural y él confió en mi y en mi cuerpo todo el tiempo. Llegó el día y tuvimos un hermoso parto vaginal en el que mi hijo nació perfecto. Me ayudó a sanar mi pérdida anterior, me hizo darme cuenta de que puedo parir, que no fue mi culpa perder a a mi hija, solo son eventos muy desafortunados que a veces pasan.

Imagen de Melissa

Dónde puedo tomar un curso de preparación para el parto después de pérdida? Me interesa muchísimo.

Imagen de SANC

Yo me estoy preparando para dar a luz a mi segundo hijo, también perdí a mi hija a las 37 semanas y por desgracia hay muy pocas ayudas. Me recomendaron cesárea en el primer momento ahora estoy de 30 semanas y todo va muy bien y mi decisión es por un parto natural. El miedo nos acompaña pero confió en que todo va ir bien.

Imagen de Miriamej

Hola yo perdí también a mi hijo a las 37 semanas. Y ahora estoy embarazada de 32 semanas, tengo mucho miedo de que pueda pasar,aún nose si me harán cesárea o tendrá lugar un parto a termino. Como te fue a ti al final? De q perdiste a tu hija de 37 semanas?? Un beso

Imagen de blau

Estoy de 40 semanas. Perdí a mi bebé en la 18, y tuve tres pérdidas más anteriores. Estas últimas semanas están siendo más angustiosas por la cercanía del parto: pareciera que no puedo. Hay un combate en mí de dos partes: eres capaz, no eres. Trabajo la confianza día a día.

Imagen de Agustina varela

"todo lo que deseas está al otro lado del miedo" Jack Canfield

Imagen de la estafada

emosido estafados

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Email addresses will be obfuscated in the page source to reduce the chances of being harvested by spammers.
  • Email addresses will be obfuscated in the page source to reduce the chances of being harvested by spammers.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.