Las entradas de Marta de la Concha

Hace pocos meses nació mi tercer hijo. Esto no tendría nada de especial (salvo para su familia, obviamente) si no fuera porque nació en un maravilloso parto vaginal después de dos cesáreas. Si, si, sus dos hermanos mayores nacieron mediante cesárea y él no.

Cuando me quedé embarazada tuve muy claro que quería intentar un parto vaginal. Había leído mucho, me había informado y sabía que era seguro intentarlo, más seguro que una tercera cesárea. Solo me faltaba encontrar un profesional que creyera lo mismo que yo.

Y lo encontré. Y me puse de parto. Y parí en un parto rápido y sin complicaciones. Y mi útero no se rompió. Y mi hijo tuvo una magnifica llegada a este mundo, rodeado de sus padres y rodeado de amor.

<
Etiquetas: