Las entradas de Lara Rodenstein

27 Oct '14 · Miedo a hablar

Por Arancha G. y Hortensia M.

En ocasiones, en las reuniones abiertas de Grupos Locales de El Parto es Nuestro, hay mujeres que no se atreven a hablar. Hay muchos motivos por los que una mujer no desea hablar.  A veces llegan con un dolor tan grande que acuden a muchas reuniones antes de encontrar las fuerzas necesarias para compartir. Hacerlo no es obligatorio.

<

Por Ma. Belén Durango Ch.

Después de haber leído el libro “Pariremos con Placer”, de Casilda Rodrigáñez Bustos, mi cabeza se inundó de preguntas, pensamientos y emociones raras. Pienso en las mujeres de antes, las mujeres de ahora y las mujeres del futuro (como mujeres hablo de niñas, madres, abuelas, trabajadoras, profesionales, esposas, amantes, mujeres de todas las edades). ¿Qué tenían las mujeres en el pasado? ¿Qué tienen las mujeres en estos días? ¿Qué tendrán las mujeres después? Pues todas tienen algo en común, tienen dos corazones: el corazón que late para estar con vida y el corazón que late de amor. Me voy a referir al segundo corazón: el útero.

<

Desde el resurgir de la lactancia materna, han salido y están saliendo multitud de artículos científicos comparándola con la leche de fórmula. Se comparan diversos aspectos de la salud de los bebés humanos, en sus primeros años de vida y en su vida adulta, en función de si han tomado leche humana o leche de vaca modificada.

En todos los artículos se ponen de manifiesto los beneficios que aporta la lactancia materna. Los niños de pecho tienen menos alergias, menos gastroenteritis, menos otitis, menos ingresos hospitalarios, más coeficiente intelectual que los niños de biberón. De adulto, hay menos riesgo de padecer enfermedad de Crohn, colitis ulcerosa, diabetes... Las madres que amamantan tienen menos riesgo de padecer cáncer de mama, de útero y de cérvix, en fin, que los beneficios de la lactancia materna son muchos e indiscutibles.

<
Etiquetas: