¿Qué pasa con los derechos de los padres? Sobre el acompañamiento en el parto

compartir:

Una cuestión cultural

Por Ángeles Cano

En muchos hospitales os dirán: "Usted puede estar acompañado en todo momento por una persona de su libre elección", y además nos lo confirman: “Sí, sí, por supuesto, su pareja puede estar en el parto” Qué bien suena esta frase, ¿no?

…Y resulta que no puede entrar cuando entras por Urgencias y te hacen el primer reconocimiento. Que no puede estar cuando te pasan a dilatación. Que no puede estar cuando te ponen la epidural. (y luego se olvidan de el y no lo vuelven a llamar para entrar al paritorio...) Que no puede estar si deciden aplicar ventosa para extraer a tu bebé. Que no puede estar cuando vuestro hijo nace por cesárea.

Es decir, que en este país muchísimos padres no ven nacer a sus hijos. Qué pena, ¿no?

Quiero aclarar que no hablo de los padres que prefieren no entrar y estar en el nacimiento de su hijo, que también los hay y me parecen muy respetables. Pero, ¿qué pasa con todos estos miles y miles de padres que están soñando ver nacer a sus hijos y a los que se les niega estar en el nacimiento? ¿Acaso no tienen derecho a estar, a recibir también a sus hijos en este mundo?

¿Por qué esta situación? El “porque sí” no me vale como excusa, es demasiado banal.

A mi pregunta de “por qué”, un ginecólogo me respondió una vez: “Hombre, no pienso meterme testigos al quirófano”. ¿Realmente piensa que los padres entran en quirófano para vigilar al personal sanitario? Como si tuvieran algo que esconder… 

En otros países, esto sería imposible. Simplemente, no se concibe negar al padre el derecho que tiene de estar en el momento en que nazca su hijo, si él lo desea. Me gustaría reproducir aquí el relato de Tobias. Su hijo nació en una cesárea de urgencia, hace unos años, en un hospital de Viena:

“Durante toda la operación estuve al lado de Natascha. La anestesia raquídea no funcionó, así que al final no hubo más remedio que aplicar anestesia general, hubo ciertas prisas. Ella entonces no podía ver a su bebé nacer y cogerle en brazos, y el ginecólogo me dijo con una sonrisa: “Es tu hijo también, ahora te toca”. En cuánto el médico sacó al bebé, todavía lleno de sangre y vérnix (en alemán, “Käseschmiere”, “pasta de queso”), me lo dio directamente en brazos. Este momento fue maravilloso, increíble, mi pequeño Martin en mis brazos. Enseguida le llevé a la sala de al lado donde le examinó el neonatólogo, luego le pesaron y le envolvieron para que no cogiera frío. Luego le llevé a la sala de reanimación, donde Natascha se estaba despertando lentamente de la anestesia. Le di a Martin y se lo puso al pecho. No fue el nacimiento que ella esperaba para Martin, pero por lo menos sabía que yo siempre estuve con él cuando ella estaba dormida.”

En muchos hospitales ya se está respetando el acompañamiento durante el parto, es una cuestión cultural que forma parte del gran cambio. Así que os animo a todos los padres que quereis acompañar a vuestras parejas y ver nacer a vuestros hijos: ¡Exigid vuestros derechos!

11

Comentarios

Imagen de Vanessa

totalmente de acuerdo, es muy triste que se les llene la boca diciendo que sí que los dejan entrar cuando a la hora de la verdad se pierden los momentos en que más apoyo necesitaríamos; no dejemos de incluirlo en los planes de parto, la presencia del acompañante en TODO momento

Imagen de susana

Un testimonio de Viena, muy interesante... Creo que en España ha debido de entrar al quirófano en la cesárea de sus hijas el príncipe y poco más.
Ya sabiendo que no es cuestión de desinfección del quirófano (deberían ser desinfectados de arriba abajo tras cada operación) ni de que nuestra propia pareja nos vaya a contagiar nada (nuestro sistema inmunitario está más acostumbrado a sus microbios que a los del personal sanitario), me parece más lógica la explicación de que no pueden "trabajar" a sus anchas.
Y así seguirá la cuestión mientras lo que importe en este país sea sólo el punto de vista del caciquillo sanitario de turno y no los derechos del que nace, de la que pare y del padre de la criatura.

Imagen de Adri

Dan por hecho que lo que hacen es denunciable y por tanto pasan a la fase: "evitarse testigos en el quirófano".

Ellos han estudiado mucho, por ello son médicos, intocables y muy respetados licenciados. Pero su cerebro es muy pequeño y su inconsciente muy vulnerable y, en este caso, traicionero...Por eso sueltan perlas como las de la entrada.

Y por eso tiene que existir un grupo de madres, padres y pensadores en general, que hagan el trabajo que su ego, orgullo y prepotencia, en la mayor parte de los casos, no les deja hacer, que es trabajar, estudiar, cuestionar, pensar, evolucionar, admitir, debatir, dialogar, progresar, escuchar...

Esto es la España profunda, esta ni más ni menos, a veces, aflora a superficie, y nos deja a todos TEMBLANDO.

No es por nada, pero creo que es hora de ¡ERRADICARLA!

Un saludo,
Adriana

Imagen de Diana

En ello estamos, poco a poco. Pero es una verdadera pena que los padres, cuando quieren estar (que los hay que no quieren y eso también es respetable), se pierdan esos momentos mágicos; ya no sólo por ellos, sino por la tranquilidad que podrían transmitir a la madre.

Me habría encantado que mi marido hubiese podido estar conmigo cuando nació nuestro primer hijo, por cesárea. Pero en ese hospital son tan gilipollas que, cuando él salió para comer algo, pretendían que me quedase completamente sola en el box, aunque fuera estaba mi madre y podría haberle relevado. Ni que decir tiene que mi madre y mi marido les montaron tremendo pollo (después de pedir primero las cosas bien diez o doce veces) y al final ella estuvo conmigo mientras él devoraba un bocadillo a velocidad supersónica en un pasillo.

Así de humanos son.

Imagen de Adri

wow! es que se lee y no se cree.

Suena a película de terror...

Adri

Imagen de Lorena

Estoy embarazada de 7 meses y hoy me he quedado muerta porque 3 parejas q tuvieron a sus retoños en el hospital donde pariré al mío me han dicho q los papás no pudieron estar en el parto!!! y q depende de la matrona q te toque!!! no debería depender de mi? o de nosotros? mi pareja quiere estar conmigo y yo no concibo ese momento sin él. Alguien podría decirme si puedo hacer algo? si lo tengo q solicitar de alguna manera por escrito o si podríamos exigirlo?? mi pareja asiste a las clases de preparación y hasta respira mejor que yo! muchas gracias

Imagen de Yrene

Me ha gustado el artículo pero sinceramente no me ha quedado claro... En España, ¿yo tengo derecho a EXIGIR que mi marido entre en el quirófano?? ¿a que le entreguen a nuestro hijo mientras yo estoy en reanimación de la anestesia? Gracias por resolver la duda.

Imagen de desdenoruega

Es increíble y una pena que todavía en algunos hospitales la pareja no puede acompañar a la madre.
Por suerte yo he dado a luz a mis tres hijos en Noruega. Mi pareja estaba al lado mío desde el primer momento que entramos en el hospital hasta que el bebe nace. En ningún momento se separa de mi, incluso cuando en uno de mis partos me tuvieron que hacer una cesaría de emergencia.
El padre siempre esta ahí, dando la mano y animandote cuando mas lo necesitas.
Las madres necesitamos el apoyo de nuestras parejas. El hijo es de los dos y el padre debería tener derecho a compartir todo.

Imagen de dalenafo

Acabo de dar a lyz a mi hija hace 6 dias. Mi marido y yo pudimos estar.juntos la mayoria del tiempo, excepto en los momentos que cita el articulo. Queria contar que su apoyo, compañia y complicidad fueron muy importantes para mi y para soportar la agonia del dolor. Hoy hemos traido a la bebe porque tyvo que estar ingresada x ictericia. El hospital nego el derecho de mi marido a firmar como responsable xa el alta de la nena, citando q era solo.la madre. Lo considero injusto y retrogrado.

Imagen de Sara Álvarez

Fundamental que el padre pueda estar si quiere, y quizás fundamental para dejen "estar" a la madre, que debería ser el primer paso....

Imagen de LUCECILLA

Di a luz a mi niña por cesarea y me senti tremendamente mal de verme alli en el quirofano tan solica,para mi todo aquello fue muy frio y muy triste.Solo pude tener a mi niña sobre mi pecho unos segundos.Los dias posteriores al parti fueron muy malos,no.podia dejar de pensar en todo esto.A dia de hoy mi bebe tiene ya dos meses y no hay dia q no me acuerde de ese dia y de lo q os cuento.Mi marido me hizo mucha falta de verdad.Nadie deberia de arrebatarles el.derecho de ver nacer a sus hijos.

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Email addresses will be obfuscated in the page source to reduce the chances of being harvested by spammers.
  • Email addresses will be obfuscated in the page source to reduce the chances of being harvested by spammers.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
m
z
b
s
Z
r
Introduce el código sin espacios.